Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Legends Rising: Rekkles

A Rekkles se lo considera hace tiempo uno de los mejores AD carry que ha dado Europa. Y, tras años en las filas de Fnatic, se ha convertido en el veterano líder de un equipo al que le cuesta mantener su hegemonía en la región. Legends Rising vuelve el 7 de septiembre.

El jugador de Fnatic, Martin ''Rekkles'' Larsson, llegó al panorama profesional de League of Legends con la suficiente motivación como para mover un tren por toda Europa. Se supone que siempre ha sido una estrella, pero también ha estado siempre a la sombra de compañeros legendarios.

Fnatic ha marcado la pauta de la excelencia en el circuito europeo de League of Legends desde antes de que naciera Rekkles. O al menos eso parece. Desde el comienzo de la era LCS, en 2013, ha terminado en lo más alto de la competición europea nada menos que cinco veces.

Y la plantilla del año pasado acabó invicta la temporada regular del split de verano de la LCS EU 2015. Fue su mejor actuación hasta el momento, coronada por un nuevo título europeo. Gracias a un estilo de juego agresivo y salvaje, se abrieron paso a dentelladas hasta las semifinales del Campeonato Mundial, antes de romperse los colmillos en el mismo muro coreano que ha detenido al resto del mundo durante los tres últimos años.

Pero estaban preparados para crecer. Sus cinco integrantes solo habían pasado un verano juntos. Los dientes de leche serían reemplazados y los nuevos tendrían un año para afilarse. Era un equipo joven en la antesala de la grandeza.

Fnatic

Hasta que dejó de serlo. La pretemporada asistió a un enorme éxodo de talento europeo hacia Norteamérica. Y fue Fnatic quien sufrió las pérdidas más importantes, ya que sus estrellas Kim ''Reignover'' Ui-jin, Seong ''Huni'' Hoon Heo y Bora ''YellOwStaR'' Kim abandonaron el equipo para perseguir oportunidades nuevas. Rekkles se convirtió, de repente, en la cara visible de una de las franquicias con más bagaje en la historia de League of Legends.

Pero está acostumbrado al cambio. De no haber sido por una lesión que lo tuvo apartado de los campos durante casi un año, podría haber sido jugador de fútbol. Pero el periodo de recuperación le permitió descubrir League of Legends. ''También me ayudó a aprender que a veces no tienes el control de la situación'', comenta. Es algo a lo que se ha enfrentado varias veces a lo largo de su carrera en el juego.

Cuando llegó al circuito profesional era uno de los jugadores más jóvenes del mundo y todo el mundo destacaba su prodigioso talento. Su primera gran actuación llegó en 2012, en el ya legendario torneo IPL 5 (la última gran cita internacional anterior a la era de la LCS). Con su ayuda, y para sorpresa de casi todos, Fnatic conquistó el segundo puesto en uno de los torneos más competitivos de la historia.

En 2013, tuvo que presenciar desde fuera el nacimiento de la era LCS, ya que no cumplía los requisitos de edad para jugar. Pero dominó la Challenger Series europea para preparar su coronación. Mientras las expectativas sobre él seguían creciendo, Fnatic llegó a las semifinales del Campeonato Mundial sin su ayuda.

Pero a pesar del éxito, el joven jugador se incorporó al equipo en el split de primavera de 2014, como estaba previsto. Disipó todo rastro de duda rápidamente al hacer gala de una actuación digna de un MVP durante su primera semana, que culminaría en un split dominado por su juego. Pero estos éxitos cayeron pronto en el olvido, pues Fnatic tuvo problemas durante el resto del año hasta su precipitada salida del Campeonato Mundial 2014. A la que siguió enseguida la del propio Rekkles del equipo.

La posibilidad de formar un superequipo con Henrik ''Froggen'' Hansen, de Alliance, era demasiado buena como para rechazarla. Sobre el papel, era como un dragón de origami. Pero en realidad ese dragón tenía muchos problemas. Carecía de garra. Así que esta breve etapa acabó después de un split.

Sin embargo, esto lo ayudó a entender lo que significa formar parte de un equipo. ''No tenía la empatía necesaria para ser buen amigo o compañero, pero toda la temporada 4 y mi etapa en Elements me hizo comprender que este es un juego de equipo'', nos cuenta Rekkles.

Rekkles

''Por lo general, es difícil crear oportunidades en el juego por ti solo, sobre todo si ni confías en tus compañeros ni ellos lo hacen en ti. Ese era mi problema en Elements''.

Fnatic le dio la bienvenida de nuevo con los brazos abiertos. Y así comenzó el ascenso y la caída del Fnatic más potente de la historia, en el split de verano de 2016. Pero debido precisamente a esta caída, 2016 ha supuesto el primer año en el que Rekkles ha tenido que liderar al equipo. Ha sido un año de prueba para ellos, ya que todavía deben recuperar la superioridad de la que hacían gala sus predecesores.

Pero YellOwStaR ha vuelto. Rekkles está más sereno que nunca. Y el circuito europeo en su conjunto está cambiando para definir su nueva identidad. Lo que quedaba de la vieja guardia ha desaparecido. Las franquicias y los jugadores históricos no son más que un eco que se apaga. Pero para escuchar a Fnatic solo tenéis que prestar un poquito de atención.