Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Entretenimiento

Cuatro claves para entender a un artista

Jhin es un genio incomprendido que deambula por la Grieta sembrando el caos. Pero, como todo virtuoso, su obra encierra secretos que permiten su comprensión.

Los susurros se multiplicaron durante días de expectación creciente. Perfiles de campeones modificados, efectos florales en lo que parecían disparos sobre personajes sin aparente relación y una cinemática majestuosa contribuyeron a alimentar el interés por la última incorporación al repertorio de League of Legends.

Cuando el público estaba ya entregado y las localidades agotadas, Riot Games levantó el telón en el parche 6.2 y dio comienzo a la función. Desde entonces el demonio dorado ha recorrido cada punto de la Grieta del Invocador dejando a su delicado paso un rastro de perfecta e inmaculada destrucción.

Los profesionales se mostraron escépticos ante la llegada de un artista de planteamientos intrincados, pero eventualmente han caído a los encantos de Jhin. No obstante, incluso los mejores encuentran difícil comprender las características de un genio. En consecuencia, al igual que las guías disponibles en los museos para interiorizar las obras, se ofrecen cuatro claves que permitirán conocer mejor al Virtuoso.

1- La excentricidad del psicópata

Jhin no se parece en prácticamente nada a ningún otro tirador de League of Legends. A diferencia del resto, salvo Graves, el jonio sí está atado a las reglas de la física y carece de munición ilimitada para Susurro. Su pistola dorada está diseñada para matar con precisión y armonía, pero sólo tiene espacio para cuatro balas. Por tanto, cuando utiliza sus proyectiles o lleva diez segundos sin abrir fuego, Jhin se ve obligado a recargar para continuar con su actuación.

Jhin tiene pocas oportunidades para disparar, pero sabe aprovecharlas. A cambio de la limitación logística obtiene Daño de Ataque adicional por nivel y convierte un porcentaje de la Velocidad de Ataque y la Probabilidad de Crítico que adquiere en más daño con tal de maximizar el impacto de sus balas. Esto, sumado a que su cuarto proyectil siempre será un golpe crítico que tiene en cuenta el porcentaje de vida perdido por el objetivo, le convierte uno de los personajes que más daño puede infligir sólo con un ataque básico.

Estas condiciones llevan a Jhin a optar por runas, maestrías y objetos heterodoxos. Por ejemplo, las Quintaesencias de Velocidad de Ataque no son obligatorias ya que no aumenta apenas la cadencia de disparo, de manera que se pueden alternar con runas de Daño de Ataque o Penetración de Armadura. La diversidad continúa en lo referente a las maestrías: a pesar de que “Sed de Sangre del Señor de la Guerra” ha sido la predominante hasta ahora, los cambios de la versión 6.4 puede que aumenten la popularidad de “Decreto del Señor del Trueno” o “Toque de Muerte Ígnea”, nada frecuente para tiradores. En cuanto a los objetos, entre otras peculiaridades, al desdeñar la Velocidad de Ataque Jhin prioriza las Botas de Rapidez con tal de paliar su falta de movilidad.

2- Una excelente puesta de escena

Todo intérprete sabe que al público hay que ganárselo con una primera impresión que lo deje boquiabierto. Por ello, Jhin trata de sorprender con unos potentes compases iniciales que le convierten en un duro rival en la calle inferior.

Hasta ahora se ha seleccionado al Virtuoso principalmente contra Kalista, otro campeón caracterizado por su fuerte presencia en línea. Jhin no sólo es capaz de igualar al Espíritu de la Venganza, sino que se aprovecha de su necesidad de acumular lanzas y se impone en los intercambios cortos.

Jhin brilla especialmente con un aliado que pueda atacar a distancia y posea algún tipo de control de masas de larga duración. “Florecer Mortal” (W) resulta difícil de acertar por el tiempo de canalización que requiere, aunque tiene un alcance excepcional, pero en combinación con personajes como Thresh o Morgana es letal. Así, si el enemigo queda atrapado por un gancho o cárcel, Jhin tendrá un disparo sencillo con el que paralizar al rival durante el tiempo suficiente para acabar con él.

Jhin utiliza las trampas y Florecer Mortal para cazar a Elise, que se ve forzada a usar Destello para escapar.

Aunque el artista es sibarita, Jhin también acepta la compañía de aliados como Janna, que potencian sus preciados ataques y le protegen de los peligros derivados de su naturaleza estática, y aquellos centrados en hacer volar al oponente en mil pedazos, como Annie.

Así, podrían establecerse paralelismos entre Jhin y Caitlyn. Aunque su rango de ataque es mediocre, las similitudes con la de Piltover no se limitan al fuerte comienzo de partida. Al igual que Caitlyn, Jhin flojea en el ecuador del encuentro si no acumula una ventaja significativa y remonta en los últimos minutos.

Las absurdas cantidades de Daño de Ataque que puede alcanzar — Martin “Rekkles” Larsson registró 797 contra Counter Logic Gaming — hacen del Virtuoso una amenaza constante en las batallas grupales, que pueden decidir una partida en función de un ataque básico. Asimismo, su definitiva puede acabar con cualquier intento de escape del rival o habilitar a los aliados con la ralentización y visión de cada uno de los cuatro proyectiles de largo alcance que impacten.

Nada mejor que un disparo colosal para poner el broche de oro a una actuación con el rótulo de victoria.

3- Todo artista tiene sus vicios

Truman Capote sólo podía escribir acostado, Dalí se sentía fascinado por las moscas — pero sólo las limpias —, Dwyane Wade no puede empezar un partido de la NBA sin pasar la cabeza por el aro de la canasta… Todos los genios han dejado manías para la historia que, en ocasiones, han supuesto un obstáculo durante su carrera.

Jhin, por ejemplo, tiende a sufrir considerablemente si no regresa de base con un Espadón. De verse obligado a adquirir un objeto inferior, como un Pico, el Virtuoso pierde enteros. Su primer gran pico de poder llega con el Filo Infinito, ítem cuyo potencial exprime al beneficiarse de la Probabilidad de Crítico, por lo que retrasar su compra hace que se resienta hasta bien avanzada la partida.

No es el único punto débil de Jhin. Entre sus males intrínsecos se encuentra una casi total ausencia de movilidad, de manera que los asesinos como Zed o LeBlanc y los personajes que pueden iniciar con facilidad, como Malphite o Lissandra, le hacen la vida imposible. Carecer de desplazamientos rápidos hacen que Jhin sea un blanco fácil, al contrario que tiradores como Ezreal o Corki, y no es capaz de mantener las distancias mientras dispara por la necesidad de recargar.

A pesar de su notable daño, la falta de movilidad hace que Jhin caiga ante la Maraña de Elise.

Derribar estructuras tampoco es una de sus fortalezas. El periodo de recarga hace que pierda las típicas carreras por las torres en los cambios de línea, aunque la mejora del parche 6.4 puede que ayude en este sentido al aplicar parte del daño adicional del cuarto disparo a las estructuras.

Sin embargo, sí destaca en la obtención de objetivos neutrales: las trampas de “Público Entregado” (E) le permiten controlar los espacios reducidos, “Florecer Mortal” es una gran herramienta para cazar a enemigos desprevenidos y “Abajo el Telón” (R) desgasta a los oponentes antes de una pelea o los remata después del combate.

4- Reserven asiento para el próximo espectáculo

Hasta ahora Jhin ha sido seleccionado en poco más de una decena de ocasiones, de las cuales ha ganado en torno a la mitad. La Intel Extreme Masters Katowice ha sido el principal escenario para el Virtuoso, que encontró en Rekkles a su mejor exponente.

Según Marcel “Dexter” Feldkamp los profesionales todavía están experimentando con Jhin y descubriendo su potencial, pero los elementos novedosos que incorpora al juego le convierten en una opción interesante como una de las últimas elecciones de la fase de selección de campeones. Equipos como Fnatic lo han escogido en rotaciones previas, pero sólo es recomendable si se tiene claro cuál será el planteamiento de la composición ya que Jhin no es muy versátil.

En cualquier caso, la posibilidad de anular a Kalista en los primeros minutos y las mejoras recibidas en la versión 6.4 juegan a favor de Jhin. No obstante, otros cambios del mismo parche y del posterior, como los recibidos por Sivir o Jarvan IV, hacen pensar que el metajuego puede evolucionar hacia composiciones de iniciaciones rápidas y letales que le perjudican.

Pero, al igual que los jugadores profesionales, ¿qué es un artista que no es capaz de cambiar de registro y adaptarse a una nueva interpretación?