Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

El emblema del rey

Faker y Orianna han escrito un nuevo capítulo de la historia de League of Legends durante el Campeonato Mundial 2016

Song "Smeb" Kyung-ho y Fiora. Choi "DanDy" In-kyu y Rengar. Henrik “Froggen” Hansen y Anivia. Gao "WeiXiao" Xue-Cheng y Ezreal. Hong "MadLife" Min-gi y Thresh.

Todos los grandes jugadores de la historia de League of Legends tienen aparejados al menos un campeón al cual siempre se menta cuando se habla de ellos. Una jugada espectacular como la iniciación de Choi "inSec" In-seok con Lee Sin, un dominio abusivo con el personaje como el de Lee "Flame" Ho-jong con Kennen o simplemente el número de partidas acumuladas con un avatar hacen que el cerebro del espectador conecte automáticamente al jugador con su campeón más representativo.

Pero, ¿qué ocurre cuando destacas con tantísimos campeones como Lee “Faker” Sang-hyeok? Algunos dirán que la jugada contra Yoo “Ryu” Sang-ook vinculó de por vida al mejor jugador de todos los tiempos con Zed, otros que su escurridiza y letal LeBlanc es aún más icónica, etcétera.

El debate podría alargarse casi hasta la eternidad si se considera que el coreano ha utilizado, según EsportsWikis, 44 campeones diferentes en sus 368 partidas disputadas como profesional. Al final, la elección es subjetiva y depende de los criterios que se utilicen, pero en mi caso optaría por Orianna.

Dando cuerda a la máquina

Los lectores asiduos de esta serie de artículos sobre campeones destacados sabrán que, después de la introducción, lo habitual es que se expliquen los motivos por los que el personaje en cuestión es relevante en el metajuego actual.

Lo cierto es que, a diferencia de los anteriores personajes que han sobresalido en el Campeonato Mundial 2016, Orianna no ha experimentado apenas cambios significativos. Más bien, la Dama Mecánica siempre se ha visto como el campeón por excelencia de la calle central, aquel que todo jugador de esta posición que se precie ha de manejar con pericia por la versatilidad de su kit de habilidades y su persistente presencia en las competiciones.

Las únicas alteraciones que han afectado directamente a Orianna esta temporada se produjeron en el parche 6.6, en el cual se redujo el coste de Orden: atacar (Q) en los primeros niveles, y en la versión 6.17, la anterior a la del mundial. Si bien la primera no hizo más que potenciar levemente su fase de líneas, la segunda intensificó su capacidad para controlar zonas en las peleas grupales al reducir el coste de maná y sobre todo el enfriamiento de Onda de choque (R).

Por supuesto, como el resto de magos de control, la revolución en los objetos de Poder de Habilidad que trajo consigo la magia de mitad de temporada hizo que la inmensa mayoría de los jugadores adquiriera Cetro de cristal de Rylai. El 40% de ralentización es sin duda atractivo, pero Faker prefiere Eco de Luden. A cambio de los consistentes atributos del cetro, el de SK Telecom T1 es prácticamente el único que opta por más daño y movilidad para limpiar las oleadas y ganar visión o gozar de una mayor facilidad para posicionarse correctamente y borrar del mapa a algún objetivo crucial en las peleas.

Asimismo, los cambios a Morellonomicon y la introducción de Capítulo Perdido otorgaron a Orianna un pico de poder más temprano. Todos estos cambios menores, junto con la desaparición de Azir y la sucesiva debilitación de otros campeones de la calle central, posibilitaron el retorno de Orianna a manos de los más diestros.

Lo importante es la persona, no el personaje

No cabe duda de que las condiciones ambientales mencionadas han jugado un papel importante para que la Dama Mecánica regrese a la Grieta del Invocador, pero no se trata de un campeón opresivo como Syndra o Zyra. De lo contrario, Orianna habría gozado de una presencia mayor del 16.9% y un ratio de victorias positivo.

Otros jugadores han utilizado a este personaje durante el mundial, como Nicolaj “Jensen” Jensen o Luka “PerkZ” Perković, pero ninguno como Faker. Sólo el virtuoso ha sido capaz de exprimir al máximo a Orianna, a la cual recurrió de nuevo cuando más la necesitaba.

Suele olvidarse, pues queda soterrado bajo el alud de trofeos y la narrativa de dominación que arrastra SK Telecom T1, pero Faker y compañía estuvieron a punto de quedar eliminados del Campeonato Mundial 2013. Najin Black Sword, con Kim "PraY" Jong-in en sus filas, puso contra la espada y la pared en semifinales al ahora tricampeón.

Faker dio un auténtico recital con Orianna para darle la vuelta a la serie y liderar a los suyos hacia el Staples Center. Algo similar hizo contra ROX Tigers, su némesis más reciente, para regresar al pabellón de Los Ángeles Lakers y coronarse por segunda vez consecutiva.

Orianna jugó un papel fundamental, para bien y para mal, en las eliminatorias contra ROX Tigers y Samsung Galaxy. Para reflejar el dominio de Faker se podrían citar cifras que aluden a la diferencia de súbditos que estableció con Lee "Kuro" Seo-haeng o Lee "Crown" Min-ho, pero como bien explica Kelsey Moser las partidas cada vez se deciden menos por los grandes números sino por las pequeñas decisiones.

“Mi fortaleza es el conocimiento del flujo del juego, saber cuándo debo luchar y cuándo no”

Lee "Faker" Sang-hyeok

Son precisamente los intangibles los que sitúan a Faker en un escalón superior al de cualquier otro jugador que haya descargado League of Legends. Sí, Crown demostró su habilidad mecánica en uno de los duelos más intensos que se recuerdan en línea, un genuino baile entre dos titanes que intercambiaban contundentes golpes, pero no pudo seguir el ritmo a Faker.

De poco importa, aunque sea vistoso, que Crown acabara en solitario con Faker. Por cada asesinato del miembro de Samsung Galaxy, el de SK Telecom T1 asistía a sus compañeros mediante una constante presión en línea que le permitía desplazarse y ganar visión para facilitar la labor de Bae "Bengi" Seong-woong o dejar su huella en otra línea.

Da igual que juegue al campeón más pasivo del repertorio de League of Legends: Faker, a veces para desgracia de su equipo, siempre será agresivo en línea. Por tanto, no sorprende que derribe la torre de la calle central mucho más rápido que otros jugadores.

Hay que reconocer que Faker falló estrepitosamente en la tercera y cuarta partida de la final, cuando murió en repetidas ocasiones debido a un mal posicionamiento o no utilizó Onda de choque en el momento apropiado. Pero, aun así, en el momento de la verdad siempre encuentra la forma de pintar un paisaje de desolación en los rostros de sus enemigos.

Uña y carne

Dice Ibai Llanos que los coreanos son robots, una hipérbole de la cual Faker constituye el máximo exponente.

Con 35 partidas a lo largo de su carrera y un ratio de victoria del 65.7%, no importa cuántos años pasen. Mientras Riot Games mantenga la identidad de Orianna y esta siga mínimamente presente en el metajuego, el mejor jugador de todos los tiempos y la Dama Mecánica seguirán siendo uno.

La imagen del encabezado ha sido realizada por Alex “Aerelia” Lemos.