Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

El eterno retorno de Corea

En una temporada marcada por el éxodo coreano la región más laureada de todos los tiempos se encuentra, a pesar de las numerosas pérdidas sufridas, en pleno crecimiento

Lo está volviendo a hacer. Corea ha dominado con mano de hierro los torneos internacionales durante los últimos años y, tras una temporada mala en la que la región ha sido castigada por cambios en la normativa y una sangría de jugadores, parece volver a estar en plena forma. Los resultados en el Campeonato Mundial 2015 son similares a los de otros años pero, aunque por primera vez en la historia del torneo pueda tener lugar una final coreana, el resultado final no parece tan claro.

Las tres caídas del imperio coreano

Lo que comenzó en 2014 con la salida de viejas glorias coreanas hacia países como Brasil y China acabó, tras el Campeonato Mundial, por ser la mayor revolución en el ámbito competitivo y la primera caída de la región: el éxodo coreano. Los bajos salarios, la extrema competitividad y, sobre todo, la norma de un solo equipo por organización causaron la salida de Corea del Sur de varios de los mejores jugadores del mundo, jóvenes talentos y cuerpo técnico.

En total más de cien coreanos han sido importados durante 2014 y 2015. Entre ellos destacan estrellas como las que conformaron Samsung White y Samsung Blue o promesas que no habían debutado en Corea como Heo ‘Huni’ Seung-hoon. Esta dispersión de talento ha afectado a la presencia de coreanos en el Campeonato Mundial: si en la edición de 2013 no había ninguno en un equipo extranjero, el año pasado eran tres. Este año han sido doce.

image1_articulo_corea

La caída inicial de rendimiento de los equipos coreanos dio paso a una época de transición que tenía como objetivo mantener los resultados y la dominación de los últimos años. Además, surgió competencia a las organizaciones tradicionales con la formación de conjuntos nuevos como KOO Tigers. El único equipo que no formaba parte a la KeSPA dominó en el Split de primavera de la LCK durante los primeros dos meses del año, pero acabó saliendo por la puerta de atrás en el IEM World Championship de Katowice. La victoria de Team SoloMid puso fin a la inmaculada trayectoria de los equipos coreanos en torneos internacionales durante más de dos años.

Después del batacazo de Katowice KOO Tigers no volvió a ser el mismo equipo, pero un viejo conocido de la región tomó el relevo en Corea: SKTelecom T1. Al antiguo SKT T1 S se incorporaron dos de los campeones del mundo en 2013, Bae ‘Bengi’ Seong-ung y Lee ‘Faker’ Sang-hyeok, lo que se tradujo en el campeonato de primavera y la clasificación para el Mid-Season Invitational. Aunque llegó a la final, SKT perdió la partida decisiva y protagonizó la tercera caída. El temor que había pululado por la cabeza de muchos se confirmó: Corea ya no era la referencia.

image2_articulo_corea

La noche es más oscura antes del amanecer

Todo lo que la generación coreana de 2013 había construido quedó reducido a cenizas. SKT quiso volver a dominar el panorama competitivo y fracasó, pero el legado de Corea en los deportes electrónicos y en League of Legends comprende más que dos torneos internacionales y nunca hay que dejar la recuperación del éxito por imposible.

“¿Por qué nos caemos? Para aprender a levantarnos”

ALFRED PENNYWORTH

SKTelecom T1 no realizó ninguna modificación, pero la derrota en Tallahassee tuvo un efecto positivo en el rendimiento del equipo, que ofreció su cara más dominante de la temporada en los siguientes meses. Asimismo, el resto de equipos de la LCK se reforzó y varios jugadores en los que sus respectivos equipos depositaron confianza empezaron a brillar más. Nombres como Shin ‘CoCo’ Jin-yeong, Lee ‘Chaser’ Sang-hyun o Kim ‘Ssumday’ Chan-ho, considerados anteriormente como secundarios en la mejor liga del mundo, pasaron a estar en boca de todos. Aun así, siempre permaneció la duda de si su alto nivel regional era sinónimo de nivel mundial, como antaño, o si fracasarían fuera de Corea.

image3_articulo_corea

Los resultados favorables y las grandes actuaciones de los equipos coreanos en el Campeonato Mundial 2015 han resuelto con rapidez la incógnita. Beneficiados por la debacle China, KT Rolster y SKTelecom T1 accedieron sin muchos problemas a cuartos de final, mientras que KOO Tigers consiguió el pase como segundo en su grupo. La mala fortuna hizo que KT y KOO se cruzaran, suceso que ha provocado que la única eliminación de un equipo coreano hasta la fecha haya sido a manos de un conjunto de la misma procedencia.

Por su parte, SKT parece un equipo invencible. Nunca antes una escuadra había llegado invicto a semifinales y el hecho de que ningún rival haya conseguido acabar con más de tres torres del equipo coreano invitan a soñar con un posible 15-0 histórico. En Bruselas SKT y KOO se enfrentarán a Origen y Fnatic respectivamente en busca de reeditar la final del Split de primavera de la LCK, pero la diferencia entre los equipos europeos y coreanos es mucho menor que la de otros años.

image4_articulo_corea

Corea afronta así su momento más importante del año. La infraestructura y experiencia han sido los cimientos del éxito en los años anteriores y la tendencia parece haber persistido. En menos de un año una región que ha perdido decenas de estrellas se ha visto obligada a reinventarse para volver a estar en lo más alto y todavía parece haber margen de mejora, así como nuevos talentos que sean capaces de tomar el relevo de los que no rindan o decidan abandonar.

“Corea gana siempre.”

CHRISTOPHER “MONTECRISTO” MYKLES