Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Familia y amigos: Pieter Diepstraten

¿Qué pasa cuando tu hijo de 16 años resulta ser uno de los mejores jugadores de League of Legends de Europa? Esta es la historia de una revelación que cambió la vida de Pieter Diepstraten hace casi dos años.

Probablemente nunca hayáis oído hablar de Diepstraten, pero seguro que sí os suena su hijo Fabian, más conocido como Febiven, calle central de los campeones de la LCS EU, Fnatic. Hablamos con Diepstraten padre al final de la primera jornada de las eliminatorias de la LCS de EU en Estocolmo —24 horas antes de que su hijo ayudara a Fnatic a convertirse en el primer cabeza de serie de Europa para el Mundial— para que nos contara más cosas sobre el papel desempeñado por la familia de Febiven en su ascenso a la fama.

''Sabía que jugaba a algo por internet, pero no a qué. De hecho, su hermano y él jugaban a toda clase de juegos'', nos cuenta Diepstraten. ''Entonces, hace cosa de unos 20 meses me llamó. 'Papá, papá, hay alguien aquí conmigo que quiere hablar contigo'. La persona que había al otro lado del teléfono era un estadounidense que decía llamarse Jack Etienne''. ''¡No sabía quién era! Me dijo: 'Soy Jack Etienne, de Cloud9, y quiero hacerle un contrato a su hijo', porque por aquel entonces estaba montando Cloud9 Eclipse''.

IMG_3835-1

Febiven con su padre

EL INVOCADOR QUE DEJÓ LA ESCUELA

Como no podía ser de otro modo, Diepstraten se mostró escéptico. La misma idea le resultaba extraña. ¿Un contrato? ¿Para jugar a los videojuegos? '''¡Tiene que ir a la escuela!', le dije. '¡Tiene 16 años!'. Pero entonces me di cuenta de que no podría impedírselo''.

La plantilla entera de Cloud9 Eclipse se traspasaría más adelante a H2k Gaming, incluidos su jugador de la calle superior, Odoamne, y su AD carry, Hjärnan, que aún juegan allí. Febiven estuvo en H2k hasta el final de la temporada, cuando empezaron a llegar las ofertas. ''Me llamaron de tres equipos estadounidenses. Podía elegir entre cinco equipos, pero él siempre decía 'Fnatic, Fnatic, Fnatic. ¡Tiene que ser Fnatic!'.''.

La evolución posterior de la carrera de Febiven evidencia que Diepstraten acertó al dejarlo jugar, pero da la sensación de que su escepticismo inicial tampoco duró demasiado. ''Estuve leyendo sobre ello y vi que podía ganarse la vida jugando'', recuerda. ''Siempre puede volver a los estudios cuando tenga 22 o 23 años. Eso siempre se puede hacer. Pero esto es una oportunidad. Tenemos cuatro hijos y siempre hemos pensado: 'Si algo se te da bien, debes tener la oportunidad de intentarlo'.''.

La actitud abierta de Diepstraten dio a Febiven el espacio que necesitaba para crecer y lo cierto es que esta confianza tuvo su recompensa al ver en acción a su hijo. ''Empecé a seguirlo en Twitch y viajamos varias veces a Colonia para verlo en el estudio. ¡Cuando ves algo así, es un orgullo!''.

IMG_3592

Febiven con su hermana

LEJOS DE CASA

Diepstraten parece habérselo pasado en grande viajando por el mundo en pos de las aventuras de su hijo. ''Siempre que podemos viajamos con él para ver las partidas en directo, y así hemos estado en Los Ángeles, en Berlín, en Madrid y ahora aquí... ¡Me ha cambiado la vida! Estoy feliz''.

¿La distancia no supone un problema? ''Está el teléfono y está Skype, así que no. Sé que vive con cinco chicos y con Deilor [el entrenador de Fnatic]. Es como una pequeña familia. Sé que allí es feliz''.

''Hace cosa de cinco semanas fuimos en coche a Berlín. Son seis o siete horas desde Rotterdam, que está en Holanda. Nos cogimos tres o cuatro días libres y fuimos a Berlín para ver dos partidas de Fnatic en el estudio de la capital alemana. Hemos estado en la casa del equipo. Dos o tres veces. ¡Es algo increíble! Sabemos que está en buenas manos y además Fnatic es una organización muy profesional''.

Diepstraten parece haber aceptado a las mil maravillas la singular situación de Febiven, pero aún hay veces en que los logros y la fama de su hijo lo cogen un poco desprevenido... ''Hoy, [su madre y yo] estábamos ahí sentados, con el padre y la hermana de Rekkles, y he llamado a Febiven al teléfono y le he dicho: '¡Ven a vernos! Y tráete a Rekkles'. Pero me ha respondido: 'No, no, nos acosarían en la calle'.''. Es una situación tan rara que Diepstraten se echa a reír. ''¡Lo entiendo! Pero me gustaría que pudiera venir. Aunque entiendo que no pueda''. ¿Y cómo se siente al ver la de gente que acude para apoyar a Febiven y el resto de Fnatic?

''¡Muy orgulloso! Muy orgulloso. Es fabuloso''.

PIETER DIEPSTRATEN
IMG_3512

Fnatic con la familia de Febiven

EL APOYO EN LOS TORNEOS

Como es lógico, no toda la familia de Febiven puede seguirlo con la asiduidad de sus padres, pero al resto también le gusta seguir su trayectoria y ver sus partidas. Incluidos sus abuelos. ''Todos lo siguen'', dice Diepstraten. ''Mis padres hasta ven las partidas. Y tienen 75 años. No entienden del todo el juego, pero miran las estadísticas de asesinatos y se guían por eso para saber quién ha ganado''.

¿Y el futuro? Mientras Febiven se concentra en entrenar de cara al Mundial, su padre ha estado pensando en ello. ''Creo que podría llegar a ser un buen entrenador. O director deportivo. O podría trabajar en Riot. Podría ser. Por supuesto, la decisión es suya, pero creo que es muy posible que vayan por ahí los tiros''.

''Dudo que vuelva a los estudios. Creo que esto de viajar por el mundo con otros chicos es lo suyo''. Desde luego, existen alternativas peores. Sobre todo si es una experiencia que puedes compartir con la familia.

Sin embargo, el futuro aún queda muy lejos y no es algo que preocupe a Febiven en este momento. Los próximos dos meses son los más importantes de su todavía joven vida y parece que él es muy consciente de ello. ''Está concentrado al 200%'', asegura Diepstraten. ''Siempre dice: 'Quiero ir al Mundial. Quiero ser el mejor'. Ese es su objetivo''.

Y si su sueño se convierte en realidad, con toda seguridad su familia estará allí para compartir su triunfo.