Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Gracias Dyrus

El legado de uno de los iconos de la escena competitiva no llega a su fin con su retirada

El pasado sábado uno de los jugadores más emblemáticos de la historia de League of Legends subió al escenario por última vez. Marcus ‘Dyrus’ Hill, el único miembro activo de la vieja guardia de Team SoloMid, puso fin a su carrera como profesional.

end_of_the_game

Dyrus en su última partida

No cabe duda de que se podrían hacer correr ríos de tinta para relatar la conquista de los cuantiosos títulos de ámbito doméstico que forman el grueso del palmarés de Dyrus, su récord compartido con Bora ‘YellOwStaR’ Kim de participación en todas las ediciones del Campeonato Mundial o las jugadas individuales que le han hecho destacar sobre el resto en determinadas épocas.

Que Dyrus dispone de un espacio reservado en el hipotético Salón de la Fama del deporte electrónico creado por Riot Games no debería sorprender a un seguidor veterano de la escena competitiva desde sus inicios. Sin embargo, aquellos que se hayan incorporado a esta faceta de League of Legends en su época contemporánea quizá quedaron sorprendidos por la multitudinaria respuesta de la comunidad cuando el top dedicó sus últimas palabras a la afición en el Le Dock Pullman.

La decisión fue anunciada en agosto y confirmada con posterioridad con motivo de los ya negados rumores de la retirada de Enrique ‘xPeke’ Cedeño tras el mundial. Pero, al igual que cuando a un niño le prometen que el pinchazo de una vacuna no dolerá, la audiencia no pudo evitar verse afligida por el discurso de Dyrus. El gigante tranquilo, capaz de permanecer en silencio horas y horas ante la cámara durante una retransmisión personal pero también de asustar a Jason ‘WildTurtle’ Tran al golpear una mesa tras una discusión con Andy ‘Reginald’ Dinh o desatar su rabia al lograr un asesinato en línea, volvió a mostrar su lado más humano y trasladó el nudo que oprimía su garganta a la de todos los asistentes.

Sobrepasado por la emoción del momento, Dyrus intentó buscar las palabras adecuadas. Aunque, a decir verdad, sus gestos y la expresión de su faz ya comunicaban más que suficiente. Incluso la voz de Eefje ‘Sjokz’ Depoortere se quebró al intentar consolar al jugador, que no pudo contener las lágrimas ante la perspectiva de haber defraudado a sus seguidores al no haber logrado el pase a los cuartos de final.

El corazón de Team SoloMid

“Pido disculpas a todos mis seguidores. Os he decepcionado”

MARCUS ‘DYRUS’ HILL

A pesar de la vorágine de sentimientos en la que se vio envuelto, Dyrus se las apañó para pronunciar una frase que definió a la perfección su carrera. En los entornos deportivos de élite es frecuente que los jugadores, ya sea por la consecución de un hito ansiado o el perpetuo dominio de la competición, se conviertan en carne del tedio y dejen de presionarse con tal de seguir acumulando éxitos.

Esta autocomplacencia ha brillado por su ausencia a lo largo de la carrera de Dyrus. Vencedor del World Cyber Games de 2011, el que otrora fue apoyo de Epik Gamer se mudó a la gaming house de Team SoloMid para alejarse de la mala conexión de Hawaii, que le impedía rendir al máximo. Unos meses más tarde Dyrus reemplazó en la calle superior a Christian ‘The Rain Main’ Kahmann y, desde entonces, el top se ha dejado la piel en la Grieta del Invocador para colmar de trofeos las vitrinas de Team SoloMid, el equipo que le expulsó del podio en el primer mundial.

Las seis finales de la League Championship Series de Norteamérica en las que la organización más popular de Occidente ha luchado y de las cuales ha ganado la mitad, así como el triunfo en la última edición de la Intel Extreme Masters Katowice entre una retahíla de torneos conquistados, tienen a Dyrus como denominador común. En un equipo cuya dinámica siempre ha favorecido al jugador de la calle central el hawaiano ha sido la fuerza silenciosa capaz de amoldarse a cualquier situación por el bien mayor y convertirse en un rugido atronador cuando ha sido necesario. Incluso en su última partida, aunque todo el mundo quería que seleccionara a Singed para que colgara el ratón con su personaje favorito, Dyrus puso los intereses de su equipo por encima de los suyos.

“No quería perjudicar a mis compañeros. Quería dar lo mejor de mí hasta el final en lugar de alimentar el espectáculo”

MARCUS ‘DYRUS’ HILL

Puede que Dyrus no haya sido el foco de las victorias de Team SoloMid, un puesto reservado en la actualidad para Søren ‘Bjergsen’ Bjerg, y que haya recibido duras críticas por escándalos como la filtración de estrategias en la Temporada 2012 o la actuación en el Mid-Season Invitational. No obstante, en los 312 encuentros disputados en torneos organizados por Riot Games, más aquellos sin el sello del puño, Dyrus ha sido la bomba que ha mantenido el flujo sanguíneo de Team SoloMid en circulación.

Inmortal

La emoción del momento puede nublar el juicio, pero hay que ser realista: Dyrus no ha alcanzado la maestría de otros astros de la calle superior. Su nombre no será recordado junto al de, por ejemplo, algunos de los contrincantes a los que se ha enfrentado en este mundial, como Lee ‘Flame’ Ho-Jong, Kim ‘Ssumday’ Chan-ho o Paul ‘SoaZ’ Boyer.

Pese a que quizá no pase al Olimpo formado por aquellos capaces de doblegar a sus oponentes de manera aplastante, el impacto de Dyrus no se limita a los confines de la Grieta del Invocador. Su trayectoria deportiva es sin duda impresionante, pero su legado va mucho más allá de su palmarés.

goodbye_dyrus

Dyrus a punto de comenzar su última entrevista como jugador profesional

Lo que hace de Dyrus una leyenda, por encima de cualquier título, es la cantidad de personas a las que ha inspirado a través de su juego y forma de ser. Algunos de los ahora jugadores profesionales e incontables aficionados han encontrado en Marcus Hill una razón adicional para disfrutar en los Campos de la Justicia.

Ha habido, hay y habrá mejores jugadores que Dyrus, pero sólo unos pocos pueden sentirse orgullosos de haber dejado una imborrable huella en la historia de League of Legends.