Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Historia de una debacle: G2 Esports y TSM

Los dos equipos punteros de Occidente se han quedado fuera de grupos en un mar de dudas, desgracias e infortunios.

Se ha perdido. Sí. Se ha decepcionado. También. Pero hay que saber leer entre líneas. Una derrota nunca viene sola y el desastre no se busca. G2 Esports y TSM han defraudado a los fans acérrimos, desde los que se han unido a la tendencia chulesca de los últimos tiempos hasta los que apoyan a uno de los equipos con más historia de Occidente desde su fundación.

No se trata de un desastre inútil, sino de la apertura de las posibilidades. En palabras de Søren “Bjergsen” Bjerg, el juego individual ya no es la mayor parte de League of Legends. No es nada nuevo, es un mensaje que se lleva transmitiendo desde hace muchas temporadas. Pero recordarlo es algo necesario, para aquellos que consideran que un equipo debe ganar ante otro por glorias, ya sean actuales o del pasado. Una buena preparación previa es fundamental y muchos equipos viven en la ilusión de estar en el camino correcto hasta que llega la hora de la verdad.

La desgracia de intentarlo

No se sabe hasta qué punto G2 Esports podía prevenir esta situación. El Mid Season Invitational estuvo justificado por muchos sectores por la relación contextual en relación a las nuevas adquisiciones en la calle inferior, pero Alfonso “Mithy” Aguirre y Jesper “Zven” Svenningsen se mostraron más apagados que nunca. El conjunto ganó muchas partidas por la fase de líneas pero esto no se reflejó en el Campeonato Mundial.

Se ataca a la mala coordinación entre Kim “Trick” Gang-yun y el resto de compañeros, hasta el punto de experimentar una vía de escape en la mejoría relativa de Ki “Expect” Dae-han a lo largo del torneo. El croata que nadie quiere mencionar no ha estado a la altura de sus rivales, pero a los que ven habitualmente la LCS europea les sonará a su rendimiento más cercano previo al torneo más importante del año.

 
1

No son buenos tiempos para G2 Esports, pero nadie dijo que iba a ser fácil

La imagen de ser los más rebeldes del barrio no funciona cuando se pierde. Por ello, G2 Esports se cubrió las espaldas. Sabían lo que se jugaban. Se fueron a Corea, entrenaron a fondo para intentar estar al nivel necesario y consiguieron que muchos jugadores de la región elogiaran a la organización, tanto desde los jugadores individuales hasta el conjunto global. Los rumores que llegaban no eran para nada pesimistas en cuanto a los resultados. Algo tuvo que pasar.

Si se puede adivinar, no está en las manos de los aficionados. Algo falló, sea lo que sea, pero no fue el Campeonato Mundial del campeón europeo. Se mostraron divididos, dubitativos y duales. Pero como diría Kirill “Likkrit” Malofeev, cuando todo el mundo cree que no te mereces representar a la región y aún así encuentras las fortalezas necesarias para luchar y ganar en la última partida, incluso cuando no importa, es que algo vales.

Tragedia o drama

El caso del líder norteamericano es diferente. ¿Fue realmente una decepción en quedar fuera de grupos en el último partido? Sí, lo fue. No era lo esperado, porque la gente confiaba. Era el año de TSM, habían ganado todo lo ganable en Norteamérica y no había quien les tosiese. Algo cambió esa segunda semana: fueron analizados, leídos y contrarrestados.

Dennis “Svenskeren” Johnsen brilló la primera semana con un Lee Sin de escándalo, pero en la segunda no lo pudo ni tocar. De una partida muy limpia contra Samsung a la otra cara de la moneda provocada por el mismo equipo. Se mostraron divididos, y la falta de experiencia de tres miembros que jugaban su primer Campeonato Mundial se notó ante un Royal Never Give Up lleno de héroes nacionales. Los nuevos, además, jugaron demasiado cómodos al poder invadir Liu “Mlxg” Shi-Yu a su rival y controlar la zona Li “Xiaohu” Yuan-Hao con Aurelion Sol.

2

La mayor esperanza de Occidente se ha quedado fuera al borde de la victoria.

¿Qué hubiera pasado en otro grupo? ¿Qué hubiera sucedido si no hubieran jugado en un formato al mejor de uno? No importa. Hay que vivir el presente y Team SoloMid no era un equipo a resignarse a sólo pasar de grupos, sino hacer algo más meritorio para Occidente. El conjunto norteamericano pagó caras las expectativas de los aficionados, que deberían pensar en el pasado y mirar si esta actuación ha sido peor que otros años en cuanto al estilo de juego mostrado.

Si un equipo de Occidente quiere plantar cara, tiene que hacer algo más. No es suficiente con ser dominante en su región original, hay que ser único en el mundo. Estar en lo más alto estratégicamente, y a la hora de la verdad TSM no ha sido ese equipo. La adaptación no fue lo mejor posible y el sistema de parches del juego penaliza mucho esta faceta.

Más allá del mar

No están solos. Muchos aficionados han vibrado con las partidas de Albus NoX Luna, pero la mejoría de H2K en tan poco tiempo ha sido espectacular. Cloud 9 podría haber tenido más dificultades, pero consiguió vencer a sus rivales. Al final, la esperanza no se ha desvanecido. Es cierto que los grandes se han ido, pero hay luz al final del túnel.

3

Las mesas estaban puestas hasta que H2K decidió girarlas

El sorteo de cuartos de final ha colaborado. Los tres equipos se encuentran en el mismo lado y sólo han de vencer a Samsung. Tienen dos ocasiones de hacerlo, pero no se deben confiar. Samsung ha demostrado ser un rival muy temible y ha dejado fuera a uno de los mejores equipos norteamericanos que se recuerdan. Corea está muy lejos de ser cazada como región, pero tampoco hay que ser extremadamente humildes: se ha venido a ganar.