Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LCS

La amargura del bronce: H2K contra Fnatic

La lucha por el tercer y cuarto puesto es un premio de consolación que puede decidir el acceso al mundial pero que dejará un sabor amargo en el paladar de H2K y Fnatic.

En una competición el objetivo primordial es ganar. Pese a que los equipos más modestos se conforman con la permanencia o hacer un buen papel dentro de sus posibilidades, las escuadras más punteras no tienen otra meta que alzar el trofeo para ratificar su superioridad y alcanzar la gloria.

Nadie quiere el premio de consolación, sobre todo si se trata de equipos como H2K y Fnatic. No obstante, la amarga recompensa puede decidir la participación de uno u otro en el Campeonato Mundial 2016, especialmente en una LCS EU con varias organizaciones en liza por las primeras posiciones.

La ruptura del guión

La eliminatoria por el tercer y cuarto puesto de la LCS EU ha hecho trizas el supuesto guión de la competición. El guión, claro está, no es más que una invención de la comunidad, que se recrea en la repetición de una serie de patrones como que Elements finaliza en séptima posición temporada tras temporada.

Hasta ahora, como diría Gary Lineker, en Europa League of Legends era un juego de cinco contra cinco en el que siempre Fnatic llegaba a la final. Pero las tradiciones están para romperlas y G2 Esports se ha encargado de hacerlo. Fnatic tendrá que ver la final de Rotterdam desde la grada, una experiencia que no ha tenido que afrontar hasta ahora en la historia de la LCS.

El escudo naranja lleva aparejado un legado que ha calado hondo en la afición. Fnatic tiene malacostumbrados a sus seguidores, casi incapaces de imaginarse a otros jugadores que no sean los suyos bañados por el confeti de los campeones. Por si fuera poco, la temporada pasada la organización firmó tras la primera remodelación de la plantilla su mejor año, lo que sentó un precedente casi imposible de igualar.

Más allá de los colores, en realidad Fnatic ha firmado un Split de Primavera acorde a sus pretensiones. La segunda reconstrucción del equipo, que se vio diezmado tras el Campeonato Mundial 2015, ha conseguido un segundo puesto en la Intel Extreme Masters Katowice y luchará por la medalla de bronce en Europa, hitos significativos para una escuadra cuya principal meta era ganar rodaje.

La dinastía, no obstante, ha llegado a su fin. La derrota contra Alliance puso de rodillas a Fnatic, que consiguió levantarse con vigor al año siguiente, pero incluso aquel revés se produjo en una final. G2 Esports ha asestado el golpe definitivo al impedirle acudir a la gran cita, lo que marca un antes y un después en los anales del viejo continente.

El próximo domingo un nuevo logo se unirá al de Fnatic y Alliance.

El próximo domingo un nuevo logo se unirá al de Fnatic y Alliance.

La historia es precisamente la contraria para H2K. La organización vivió un exitoso primer año en la LCS pero, harta de quedarse en la antesala de la final, decidió tirar la casa por la ventana con tal de ensamblar un quinteto que aspirara a levantar el trofeo.

Esto se tradujo en la incorporación de Konstantinos “FORG1VENGRE” Tzortziou, uno de los mejores tiradores occidentales, y los dos jugadores más destacados de Team ROCCAT, Marcin “Jankos” Jankowski y Oskar “Vander” Bogdan. Una alineación de estrellas ansiosas de unirse al firmamento.

El equipo se estrenó en la Intel Extreme Masters Colonia, donde volvió a quedarse a las puertas de la final, y se consolidó con celeridad en la LCS EU como uno de los mejores equipos del continente gracias a la calidad individual de sus integrantes y su ya clásico dominio de los cambios de línea.

H2K resistió la ausencia de Yoo “Ryu” Sang-ook por problemas de visado y no cejó en su empeño cuando FORG1VENGRE anunció que el ejército griego le había reclamado que cumpliera el servicio militar obligatorio. La escuadra no bajó en ninguna semana del Split de Primavera de la segunda posición y selló su pase automático a las semifinales.

Había sufrido, pero H2K partía como favorito contra Origen y no estaba dispuesto a repetir el resultado de la semifinal del Split de Verano de 2015. Sin embargo, el choque entre los máximos candidatos al título al comienzo de la temporada se saldó con la derrota de los británicos, que no siguieron el guión marcado por las expectativas.

Por tercera vez en tres splits, incluso tras una gran inversión monetaria, H2K ha de resignarse a pelear por el amargo bronce.

Supervivencia del más apto

League of Legends es un juego en constante evolución y, por suerte o por desgracia, el metajuego puede cambiar de rumbo de la noche a la mañana como resultado de un nuevo parche. Esto hace que algunos equipos que han dominado en la etapa anterior pierdan su posición hegemónica al no adaptarse con la rapidez o precisión suficiente al nuevo entorno impuesto.

H2K no ha sufrido ni mucho menos un declive tan pronunciado como el de Immortals en Norteamérica, pero tampoco ha puesto solución a las debilidades mostradas durante la temporada regular. El equipo tiende a repetir hasta la saciedad el cambio de líneas que conoce y no se atreve a experimentar, lo que merma sus posibilidades de victoria en caso de que el rival descifre su estrategia.

La eliminatoria del sábado podría ser la última de FORG1VENGRE.

La eliminatoria del sábado podría ser la última de FORG1VENGRE.

Fnatic siguió un planteamiento similar durante la liga. Al igual que la pasada primavera, el equipo se ha centrado en explotar una táctica hasta que ha dejado de funcionar, como sucedió con Jhin desde Katowice. No obstante, las semanas de preparación para los Playoffs le han sentado bien y ha mejorado considerablemente en los primeros compases, uno de sus puntos débiles. En H2K ha sucedido lo contrario, pues de las 1371 piezas de oro de ventaja al minuto 15 sólo quedaron 77 contra Origen.

H2K se ha dedicado a evitar las peleas grupales a toda costa no sólo porque prefiera asfixiar métodicamente al oponente, sino porque no es especialmente diestro en las batallas. A la inferioridad en las contiendas, una de las claves de la derrota contra Origen, se han sumado las decepcionantes actuaciones de algunos de sus jugadores.

Jankos, uno de los junglas más activos en los primeros minutos de la partida, pasó desapercibido en la mayoría de encuentros de la semifinal y pagó cara su pasividad con Graves. El polaco no puede permitirse tal lujo contra Lee “Spirit” Da-yoon, especialista en acumular campamentos tanto propios como ajenos a cambio de un escaso porcentaje de participación en la Primera Sangre.

“Pensaba que Jankos sería mucho más peligroso. Creía que sería mucho mejor, pensaba que era el mejor jungla de Europa sin duda”

Jesper “Zven” Svenningsen

Vander tampoco estuvo a tono, aunque contra Fnatic lo tendrá en teoría más fácil al enfrentarse a Johan “Klaj” Olsson. El sueco aún está verde, por lo que Vander debería imponerse sin dificultades junto con FORG1VENGRE. El griego fue criticado por su escaso impacto a pesar de la ingente cantidad de súbditos que acumuló y el uso cuestionable de “A la caza”, pero en líneas generales su rendimiento es superior al de Martin “Rekkles” Larsson en casi todos los apartados estadísticos.

Fabian ‘Febiven’ Diepstraten ha recobrado parte de la forma que le convirtió en el mejor mid de Europa, sobre todo con Lissandra, pero ha cometido fallos importantes con Teleportar y tendrá delante a todo un veterano. Ryu no se mostró acertado con LeBlanc, pero tiene el bagaje suficiente para frenar al holandés y ser relevante con su estilo servicial.

Por último, en la calle superior se enfrentarán dos jugadores que tratan de dejar su huella a base de Teleportar dados sus escasos recursos. No obstante, si Noh ‘Gamsu’ Yeong-jin lo pasó mal a veces contra Mateusz ‘Kikis’ Szkudlarek, contra un candidato al premio al jugador más valioso como Andrei ‘Odoamne’ Pascu lo tendrá aún más complicado.

El duelo: pr0lly contra Deilor

El enfrentamiento más importante, sin embargo, puede que se produzca fuera de la Grieta del Invocador. Neil ‘pr0lly’ Haddad y Luis ‘Deilor’ Sevilla son dos de las mentes más brillantes de Europa y jugarán una auténtica partida de ajedrez en la fase de selección de campeones.

Los planteamientos de pr0lly y Deilor serán cruciales para el devenir de la eliminatoria.

Los planteamientos de pr0lly y Deilor serán cruciales para el devenir de la eliminatoria.

Ambos equipos cuentan con un repertorio de personajes muy parecido. No obstante, son las pocas excepciones las que pueden decidir las composiciones. Gamsu aún no se ha estrenado con Ekko, mientras que Odoamne lo ha jugado en cuatro de las cinco partidas contra Origen. Especialmente preocupante es la versatilidad de Klaj, que mostró solidez con Alistar pero se descompuso cuando quedó bloqueado.

A su vez, pr0lly tendrá que lidiar con Kindred, personaje dominado por Spirit pero apenas jugado por Jankos, ajustar la prioridad concedida a Sivir y asegurarse de que su equipo juegue como en el tercer encuentro contra Origen, el único en el que mostró su verdadero nivel.

Si el bache de H2K se prolonga, Fnatic podría llevarse la eliminatoria. En cambio, si los blanquiazules recuperan su mejor versión es difícil que el pentacampeón venza. En cualquier caso, gane quien gane, el resultado dejará un regusto amargo a ambos equipos.