Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Entretenimiento

La injusta demonización de los cambios de línea

Los cambios de línea se han convertido en el objetivo de las críticas de la audiencia ante la pasividad de las partidas. Sin embargo, no son los causantes del lento metajuego.

En los últimos tiempos el estado del metajuego, caracterizado por el predominio de intercambios tempranos de torres que derivan en el estancamiento de las partidas hasta que uno de los dos equipos aprovecha los prolongados tiempos de muerte después de ganar una pelea tardía, ha generado descontento en buena parte de la comunidad por la pasividad de los encuentros.

El tema ha terminado de explotar en los últimos días, en los que tanto Reddit como las redes sociales han recibido una avalancha de hilos y comentarios que tienen como sujeto los cambios de línea. Personalidades como Christopher ‘MonteCristo’ Mykles y multitud de jugadores y entrenadores han expresado su opinión al respecto, por lo general en defensa de la riqueza que aportan los cambios de línea a League of Legends, lo que ha terminado de avivar el fuego.

¿Qué es un cambio de línea?

Superada la era primigenia de League of Legends, en la que los personajes eran dispuestos en el mapa sin orden ni concierto al no existir un reparto establecido de los roles, el concepto del cambio de línea nació bajo la premisa de que la disposición óptima de los cinco jugadores en el mapa consistía en enviar a un campeón a la calle superior, otro a la central, dos a la inferior y uno a la jungla.

Ese momento se produjo durante la Temporada 2012, en la que equipos como World Elite revolucionaron el juego con planteamientos nunca vistos. Los profesionales se cuestionaron si de verdad esa distribución de los campeones debía ser universal y se dieron cuenta de que, en ocasiones, enviar a un personaje a una calle que en teoría no le correspondía podía ser beneficioso. Así, la pareja compuesta por tirador y apoyo, que ocupaba y ocupa normalmente la calle inferior, empezó a intercambiar su espacio con el top. No es el único cambio de línea posible ni efectuado, pero sí el más extendido.

World Elite

World Elite fue uno de los primeros equipos en dominar los cambios de línea.

Los cambios de línea rompieron el paradigma del momento y, desde entonces, han ido evolucionando sin pausa. Desde los intentos iniciales hasta el actual intercambio de torres ha habido una infinidad de estrategias derivados de este concepto, como el empuje acometido por cuatro personas o el dúo formado por top y jungla que acumulaba campamentos durante los primeros minutos.

Ventajas de los cambios de línea

Por lo general, todo usuario que empieza a jugar a League of Legends recibe incentivos para acudir a una posición concreta y rendir a mejor nivel que su oponente directo. El ser humano, por naturaleza, se ve motivado por la posibilidad de hacer algo mejor que otra persona y los duelos en las calles son la mejor oportunidad para lograrlo. Además, la mayoría de los jugadores prefiere enfrentarse a otro campeón que rondar por la Grieta del Invocador derribando estructuras, que es algo mucho más frecuente en un cambio de líneas.

Entonces, si en teoría son menos gratificantes para el jugador, ¿por qué los profesionales no dejan de ejecutar cambios de línea? La respuesta es simple: en el ámbito competitivo la diversión importa poco cuando hay otras opciones que maximizan la probabilidad de victoria. Por ello, junto a otros factores como la falta de coordinación, apenas se ven cambios de línea en las partidas clasificatorias en comparación a los torneos.

“Si no te gusta cómo está puesta la mesa, dale la vuelta”

Frank Underwood

Son numerosos los motivos por los que un cambio de línea puede facilitar la consecución de una victoria, por lo que sólo se van a comentar algunos:

  • Evitar un enfrentamiento complicado: si el oponente escoge a Renekton, conocido por ser un abusón en la calle superior, es probable que Rumble sufra, por lo que se evita que queden emparejados a toda costa.
  • Neutralizar a un campeón rival: hay personajes, como Evelynn, que se benefician en gran medida de la disposición estándar de las calles ya que es más fácil emboscar a un oponente. Por tanto, un cambio de línea disminuye su impacto.
  • Facilitar el escalado de determinadas composiciones: es frecuente que los personajes que necesitan completar objetos como la Lágrima de la Diosa para ser relevantes en la partida sufran en una línea estándar, por lo que se trasponen para que sea más sencillo alcanzar esos picos de poder sin ser castigados por el contrincante.
  • Se te dan bien: parece una tontería, pero hay equipos que son incapaces de ejecutar un cambio de líneas en condiciones y otros que han perfeccionado esta técnica. Son profesionales, pero humanos al fin y al cabo. Sí, incluso Lee ‘Faker’ Sang-hyeok.

A diferencia de otras tendencias, como qué campeones son prioritarios en el ámbito competitivo, los cambios de línea surgieron de manera espontánea. Por tanto, siempre mantienen una serie de características inherentes que no se ven afectadas por los parches. No obstante, como cualquier otro elemento de League of Legends, las versiones pueden potenciar su viabilidad mediante cambios exógenos, como la reciente debilitación de las torres.

Hay que atacar la enfermedad, no el síntoma

A favor o en contra de los cambios de línea, que las partidas han ido ganando una profundidad táctica cada vez mayor desde su aparición es un hecho. Este creciente importancia de la estrategia, aunque ha provocado un aumento paralelo de la diversidad de personajes y profesionales, se ha convertido en el objetivo de las críticas por parte de muchos espectadores casuales.

Por un lado es lógico: no todo el mundo puede dedicar su tiempo a estudiar cómo funciona League of Legends y, en consecuencia, parte del público se pierde durante un cambio de línea. A pesar de que pueden resultar muy entretenidos una vez se entienden, pues permite evaluar la astucia de los equipos, el grueso de la audiencia prefiere ver a los mejores jugadores del planeta exhibiendo su habilidad en duelos directos.

Heraldo de la grieta

El Heraldo de la Grieta no termina de cuajar en el ámbito profesional.

Por otro, supone apuntar hacia la diana equivocada. Los cambios de línea y la disposición estándar han convivido durante temporadas en una proporción por lo general equilibrada, salvo excepciones, que ha permitido a los aficionados disfrutar de la competición. El problema no son los cambios de línea, sino la ausencia de incentivos para que los equipos peleen.

A día de hoy el Dragón es un objetivo casi invisible en muchas regiones debido a lo difícil que resulta llegar a la quinta mejora. El Heraldo de la Grieta cada vez se tiene más en cuenta, pero su aplicación favorece el derribo de estructuras, por lo que no soluciona el conflicto. El único objetivo neutral que motiva a los equipos a luchar es el Barón Nashor y, por fortuna o desgracia, esto muchas veces va asociado a la pérdida de una partida por haber elegido un mal momento para buscar su mejora. Team Dignitas da fe de ello.

Así, queda claro que los cambios de línea no son la enfermedad que acusa el metajuego y no deben ser demonizados, sino un síntoma derivado de la falta de alternativas reales a los planteamientos actuales. A nivel de diseño el problema se puede solucionar de muchas formas, entre ellas hacer que el Dragón vuelva a proporcionar oro, pero esa es una materia para otro artículo.