Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LCS

La vida de YoungBuck

Los padres del entrenador de G2 hicieron un buen trabajo con él.

Este fin de semana, G2 Esports participará en la final de Rotterdam. Su entrenador, Joey "YoungBuck" Steltenpool, es un joven de 24 años que viene de la pequeña ciudad agrícola de Bovenkarspel, en los Países Bajos. Youngbuck tiene la ocasión de regresar a su país y reforzar su condición de héroe local haciéndose con el primer puesto de los playoffs de primavera. Cuesta creer que hace menos de un año, este jugador estaba apostado en la calle superior para los Copenhagen Wolves.

"Nuestra aldea es muy pequeña", comenta Jaap Steltenpool, el padre de YoungBuck. "Todos nos conocemos entre nosotros, y la gente comienza a estar orgullosa de Joey. ¡El chico de Bovenkarspel se está convirtiendo en una estrella! De verdad creen que es una estrella. Y yo no voy a contrariarlos *risas*... nosotros tenemos los pies en el suelo, aunque el hermano de Joey, Mick (imagen a continuación) sí que recibe más atención en los bares porque Joey es famoso para los chicos de su edad".

"Mucha gente con la que hablo no sabían que uno se puede ganar la vida jugando", añade la madre de YoungBuck, Yvonne Vulhop. "Ser profesional y vivir en Berlín en una casa de jugadores".

Nos pusimos en contacto con los padres de YoungBuck antes de la final de primavera para saber qué opinan del veloz ascenso de su hijo hasta lo más alto de la LCS EU, cómo lo han vivido y qué repercusiones ha tenido en sus vidas. Les emociona asistir a la final de primavera en Rotterdam junto al hermano de YoungBuck, Mick, y su tía de 60 años ("¡Sabe más del juego que yo! dice Jaap entre risas).

El padre y el hermano de YoungBuck cuando éste jugaba en Copenhagen Wolves.

El padre y el hermano de YoungBuck cuando éste jugaba en Copenhagen Wolves.

Aunque nuestra conversación se produjo unos días antes de las semifinales de los playoffs de primavera, el padre de YoungBuck afirmaba saber el resultado. Cuando la madre de Joey mencionó la posibilidad de que su hijo compitiera en el torneo por invitación de mitad de temporada de Shanghái, Jaap la interrumpió cuando dijo "si ganan..." para asegurar: "Ganarán. Joey me ha dicho que ganarán, y en cinco o seis años no se ha equivocado".

El evento de Rotterdam no será la primera vez que Yvonne ve a su hijo en el escenario. Ya estuvo en la audiencia de Colonia, Alemania, cuando YoungBuck se clasificó para la LCS con los Copenhagen Wolves. Al preguntarle sobre la experiencia, sus ojos se llenan de lágrimas y la voz le tiembla.

"Se esforzó tanto", sigue Jaap. "Y cuando lo consiguió, su sueño se hizo realidad. Yvonne estaba ahí. Yo no pude. No tenía el corazón muy fino. Entiendo que se emocione. Nosotros hemos visto todo lo que ha tenido que hacer para llegar ahí. Los aficionados, los de Reddit, y los de Twitch no saben todo lo que estos chicos tienen que hacer para lograr lo que logran. Y cuando un hijo cumple su objetivo, jugar en la LCS, es uno de los momentos más importantes de su vida y también de la nuestra".

LOS INICIOS

Según la madre de YoungBuck, su pasión por los juegos comenzó en su octavo cumpleaños, cuando le regalaron la Game Boy que había estado suplicándoles. "Quería el juego de Super Mario. Era el único que quería", recuerda Yvonne. "Cuando salía de la escuela, se pasaba el tiempo jugando con la Game Boy. Cuando estaba en la escuela sentí curiosidad, y al final terminé jugando yo también con la Game Boy. Era un juego difícil para un niño de su edad, pero yo me sentí como él porque cada día yo también quería llegar al final del juego. Me hace gracia porque él se pasó el juego en una semana y a mí me llevó tres meses".

YoungBuck siempre ha sido un apasionado de los videojuegos.

YoungBuck siempre ha sido un apasionado de los videojuegos.

"Después salió el ordenador, y desde entonces los dos hermanos se la pasaron discutiendo sobre cómo dividirse el tiempo en el ordenador". ¡No puedo parar ahora, estoy en una partida! Y así todo el día. Me preocupaban más sus discusiones que el tiempo que pasaban en el ordenador. Un día le fui a preguntar algo y me dijo: "Ahora no, papá. Estoy entrenando con el equipo". Yo no sabía a qué se refería. ¿Equipo? Me preocupaba que se convirtiera en un friki de mayor.

Un día vino a casa y me dijo: "Papá, dejo la escuela". Eso es lo último que quiere oír un padre, pero sé que tiene sentido común de sobras. Se lo permitimos, y a las dos semanas dejó el fútbol. Y eso me asustó de nuevo. Después nos dijo que iba a ser un jugador profesional. Nunca había oído eso.

Cada vez se ve más claro que la persistencia de la madre de YoungBuck hasta completar el juego de Mario se refleja en la actitud de su hijo mayor. Nada pudo detener a YoungBuck cuando fijó su objetivo. En juegos competitivos como Soldier of Fortune (en el que YoungBuck llegó al rango 1) y más tarde League of Legends, siempre quiso competir en lo más alto. Cuando decidió que iba a entrenar artes marciales mixtas, no hubo modo de detenerlo. Imaginaos la Embestida imparable de Sion, que va ganando velocidad hasta llegar a su objetivo; lo mismo con YoungBuck.

"Cuando YoungBuck se pone una meta, lo da todo por cumplirla".

"Cuando YoungBuck se pone una meta, lo da todo por cumplirla".

"Joey siempre ha sido el chico que no deja de querer aprender", dice Yvonne. "Cuando era más joven, cuatro o cinco años, cada vez que tenían una hora libre en la escuela él quería dibujar mapas y aprender a escribir mientras los niños jugaban. Joey siempre estaba en casa mientras Mick y los demás niños estaban fuera. Él era así, y no quise cambiarlo. Cuando quería quedarse en casa y jugar a la PlayStation o a la Game Boy, lo dejé. No todo el día, pero sí, ese era Joey. En el ordenador, siempre jugaba. Joey se sumerge en todo lo que hace. Lo da todo".

"Cuando se pone una meta, lo da todo por cumplirla", asiente Jaap. Si no le gusta, no vuelve a tocarlo. Pero si algo capta su atención, se lanza a por ello.

TOMA LAS RIENDAS

YoungBuck llegó a casa un día durante la final del split con los Copenhagen Wolves y dijo a su madre que había encontrado una nueva ambición. Yvonne recuerda que le dijo: "Mamá, quiero ser entrenador. Jugar ya no es un reto para mí. Quiero hacer algo más, pero quedarme en el mundo de League of Legends". "Varios equipos americanos le pidieron que se uniera como entrenador, pero eso no era lo que Joey buscaba. Entonces G2 apareció, y eso le gustó".

"Se arriesgó", comenta Jaap. "Recibió buenas ofertas, y yo le aconsejé que tomara una, que era un buen dinero, pero él dijo que no estaba convencido. Y una vez más, tenía razón. Ahora es muy feliz con G2, es una buena organización. Ambos sabíamos que tenía la capacidad, y Ocelote le dio la oportunidad. Ha demostrado que lo vale".

YoungBuck ha completado su primer Split como entrenador de G2 Esports.

YoungBuck ha completado su primer Split como entrenador de G2 Esports.

Tanto si G2 vence a Origen este fin de semana como si no, YoungBuck ha crecido en el mundo competitivo, incluso más allá de League of Legends. El chico que comenzó con la Game Boy hace unos años, para su familia, ya es un hombre.

"A pesar de que tiene 24 años, Joey me enseña cosas. Eso cambia la vida de uno. Yo le doy consejos, pero no hace falta. Ahora él me aconseja a mí: 'Papá, míralo de este modo'... o 'No, no hago eso porque...', etc. Me hace mejor. Lo he visto crecer como persona. Cuando tenía 17 años era callado, relajado e introvertido. Ahora, gracias al juego uno ve cómo es, cómo le habla a la gente, cómo confronta a la gente o cómo hace que sus chicos estén bien. Los lidera como de un modo maravilloso, y en gran parte eso es porque se adentró en League of Legends. Me sorprendió mucho. Para ser sincero, yo tuve una posición elevada de director. Para conseguirla, tuve que trabajar 20 o 30 años. Él tiene 24 y ya ha llegado más lejos que yo".

Ahora es adulto, y no por ello se ha olvidado de su familia. "Cuando Joey vuelve a casa, quiere desconectar durante una semana", comenta Yvonne. "Lo recojo en el aeropuerto, llega a su habitación y dice 'quiero que me consintáis durante toda la semana'. Pasa muchas horas con los gatos, los echa mucho de menos. La mayor parte del tiempo ya estaba en casa, pero ahora han llegado a los playoffs. Le pregunté a Joey si podía recogerlo del aeropuerto y pasar unas horas en casa con él antes de Rotterdam, pero dijo que no podía".

Y no puede. Porque YoungBuck y G2 Esports tienen un título que ganar en el playoff de primavera. Se lo prometió a su padre. Aunque de hecho, con este evento teniendo lugar en Rotterdam, sí que ha vuelto a casa, técnicamente a su país.