Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
All-Star

Los buenos también fallan

Dentro de unas semanas distintas estrellas de todas partes del mundo se reunirán en Barcelona para una de las mayores celebraciones del año: el All-Star. Va a venir Søren “Bjergsen” Bjerg, Enrique “xPeke” Cedeño y muchos más. ¡Incluso Lee “Faker” Sang-hyeok!

¿A quién no se le pone la piel de gallina rememorando el backdoor de xPeke contra SK Gaming? ¿Alguien más necesita ver más de una vez el famoso Zed contra Zed de Faker en el último partido de la final de OGN Champions Summer 2013 para fijarse en cada detalle?

Las leyendas de las que disfrutaremos en el All-Star se han forjado a base de jugadas y resultados en torneos, pero también con su simpatía y carisma. Muchos de los jugadores que estarán en Barcelona han tenido grandes momentos a lo largo de su carrera. Pero los genios que veremos también se equivocan.

Repasamos esas jugadas anecdóticas cuando las cosas no les salen tan bien. Porque a pesar de la magia que desprenden en la Grieta del invocador, no dejan de ser humanos. Porque repasar las jugadas espectaculares ya está muy visto. Porque los fails también forman parte de su historia.

Los últimos serán los primeros

Corea puede tener cuatro Campeonatos Mundiales, dominar la escena competitiva y contar con varios de los mejores jugadores del mundo. Pero en un artículo de jugadas desafortunadas Norteamérica no tiene rival. Ya desde la primera temporada, antes de que se hicieran conocidas las jugadas “inSec” o “xPeke”, Yilliang “Doublelift” Peng empezó a trabajar en su marca personal creando el “Doublelift”.

Años más tarde, y antes de que compartieran equipo, llegó a la LCS NA Bjergsen. El mayor talento europeo desde la generación de xPeke, Henrik “Froggen” Hansen y compañía no tardó en adaptarse a Norteamérica y Team SoloMid. He aquí el heredero legítimo de Andy “Reginald” Dinh. 

Al igual que Bjergsen, su compañero en este All-Star Kim “Reignover” Yeu-jin también llegó a la LCS NA procedente de Europa. Pero antes de pasar por Fnatic, se le conocía en Corea como “GameOver”. Resulta difícil imaginar el motivo dado su esfuerzo y resultados en la LCS EU. Lo que no resulta tan difícil de imaginar es por qué en América se fijaron en él. 

La gran revelación

Tras años de competiciones internacionales ganadas, jugadas irrepetibles, remontadas impresionantes y momentos para el recuerdo han generado dudas sobre la procedencia de Faker. ¿Es un robot? ¿Un ser místico superior? ¿Es de otro planeta? Ninguna de estas opciones. Faker es, aunque no lo parezca, un humano.

Lo de que su abanico de campeones es ilimitado puede que sea una leyenda para agrandar su historia. Si bien ha jugado más de 40 campeones en competición, con los no habituales que requieren de habilidad quizás no sea tan bueno. Aun así, hay momentos en los que lo más importante es pasárselo bien, ¿verdad?

Su fiel compañero Bae “Bengi” Seong-woong nunca se ha caracterizado por ser el más agresivo o habilidoso. Al contrario, su principal aportación a SK Telecom T1 siempre ha sido la del control de la partida y del rival. Pero una primera sangre es un cebo en el que hasta uno de los jugadores más fríos y calculadores de la escena no solo cae, hasta se lleva a un compañero. Incluso en una final del Campeonato Mundial. 

Y es que la presión de un torneo como el Campeonato Mundial pasa factura hasta para los jugadores más habilidosos, como Wei "GODV" Zhen(ahora We1less), titubearon en jugadas obvias.

El All-Star, entre la competición y la diversión

Si bien es cierto que el All-Star no es tan importante como otros torneos de cara a los objetivos de la temporada, es una competición necesaria. Sin la presión de conseguir resultados sí o sí para jugarse el trabajo, los jugadores pueden ser más creativos con sus jugadas sin pensar en las consecuencias de perder una oleada de súbditos. El All-Star une a la perfección el espectáculo con la competición y la diversión.

Que un jugador falle una habilidad o cometa un error cómico es algo normal e incluso forma parte de la carrera de nuestros ídolos. Aunque sean los mejores en lo que hacen, también tienen fallos. Y si no, siempre pueden decir que el rival es demasiado tanky.