Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Origen: el fuego de las cenizas de otra era

Cuatro jugadores de élite que decidieron reinventarse desde cero junto a un joven talento con el objetivo de conquistar Europa

Cuando Enrique ‘xPeke’ Cedeño anunció su salida de Fnatic, una de las organizaciones prominentes en la escena europea e internacional, después del legado que había acumulado tras temporadas de éxito muchos se echaron las manos a la cabeza. Sin embargo, el murciano tenía claro que era el momento de materializar una idea que había rondado por su cabeza durante varios años, un proyecto del que sería líder no sólo en la Grieta del Invocador sino también entre bambalinas.

Origen fue la denominación escogida por el mid de entre un amplio repertorio de posibilidades por su simbolismo. xPeke dejó patente en el anuncio del nombre el leitmotiv de su elección: un nuevo comienzo, la oportunidad de volver a la cima por sus propios medios.

Borrón y cuenta nueva

A día de hoy valorar la temporada de Origen como un éxito no supone un ejercicio de audacia, pero una parte de la comunidad se mostró escéptica al principio. Desde el primer minuto cayó sobre el proyecto la sombra de los anteriores súper equipos fallidos, una presión adicional con la que han tenido que cargar durante todo el año.

Como cualquier otro aspirante a la máxima competición, Origen tuvo que completar todos los pasos previos antes de codearse con los mejores. De nada servía el caché de sus jugadores o la inmensa masa de aficionados que apoyó su empresa. La escuadra logró hacerse con un hueco en el torneo clasificatorio para la Challenger Series a través del ránking de clasificatorias de equipo, a pesar de que muchos rivales intentaban evitarles cada vez que buscaban partida con tal de no sucumbir ante ellos.

image_1

Enrique 'xPeke' Cedeño

El traspié inicial contra Millenium Spirit hizo saltar las alarmas, pero Origen mantuvo la compostura y siguió la estela de xPeke, que lideró a los suyos hacia la Challenger Series con Zed. La competición secundaria de Riot Games fue un mero trámite para Origen, que dominó con mano de hierro a sus oponentes e hizo de la estancia en la espectacular mansión tinerfeña el escenario ideal para que los integrantes de la plantilla intimaran, pues sólo Paul ‘SoaZ’ Boyer había compartido vivencias con el capitán. El bagaje de los jugadores y el apoyo del personal técnico, formado por entonces por Michael ‘Veteran’ Archie y Hermit, permitió cumplir con las expectativas fijadas por el propio xPeke sin apenas romper a sudar. Sólo LowLandLions.White en la temporada regular y Reason Gaming en los Playoffs consiguieron hacerles sangrar, dos manchas en una temporada casi inmaculada contra rivales de menor calibre.

A contrarreloj

Después de completar la suerte de entrenamiento que fue la Challenger Series, Origen cambió la arena de las playas de Tenerife por la del reloj que señalaba el tiempo pendiente hasta el Campeonato Mundial 2015. A diferencia del resto de candidatos principales para acudir al torneo, Origen partía con desventaja al no haber podido acumular puntos de campeonato en el Split de primavera.

xPeke y los suyos habían regresado a la máxima competición, pero no podían permitirse el lujo de relajarse tras lo conseguido si querían participar en el mayor evento de League of Legends. Aunque Alfonso ‘Mithy’ Aguirre, que volvió a competir tras un año alejado de la Grieta por una sanción, confesó que el equipo había fijado la sexta posición como un hito, Origen formó parte desde la primera jornada de la lucha por el podio y, por consiguiente, sus opciones de cara al campeonato del mundo se volvieron reales.

Origen sufrió su primera derrota en la Semana 3 ante Team Roccat, lo que impidió que el primer enfrentamiento contra Fnatic en la siguiente jornada, un choque cargado de expectación por el relevo generacional que representaba, decidiera el liderato. Estas dos escuadras fueron las únicas que consiguieron vencer a Origen, que concluyó la temporada regular con un registro de 12 victorias y 4 derrotas.

El pase automático a la semifinal de los Playoffs como recompensa por la segunda posición otorgó a Origen un mayor margen para estudiar a H2K, su gran rival a lo largo del split por la medalla de plata. La organización británica volvió a claudicar ante la española gracias a la actuación superlativa de Mithy y Maurice ‘Amazing’ Stückenschneider. El jungla alemán, el último componente que se unió al equipo, había vuelto a Europa tras su exitoso paso por Norteamérica de la mano de Team SoloMid y estaba dispuesto a regresar al mundial.

Como si de un guión de película se tratase, Origen se encontró ante la oportunidad de demostrar su evolución durante la temporada ante Fnatic, el jefe final de Europa. El Hovet Arena de Estocolmo presenció el duelo entre la reconvertida vieja guardia de Fnatic y la nueva, el equipo que había batido récords históricos pero que encontró en Origen un hueso duro de roer.

Por infortunio para los aspirantes, el vigente campeón se hizo de nuevo con la corona y eliminó una de las vías hacia el mundial disponibles para Origen, que murió en la orilla después de remar hasta llevar a Fnatic al límite. El regional se convirtió en la última esperanza, la única alternativa para un equipo que veía cómo caían los últimos granos de arena del reloj.

Roccat hizo peligrar sus aspiraciones en una eliminatoria que llegó al quinto encuentro pero, una vez superado el último gran escollo, Origen arrasó con Unicorns of Love y tomó los billetes con destino al mundial. Exhaustos tras el sprint definitivo para vencer al cronómetro, liberados de una vez por todas de la presión, Origen se limitó a reunirse en corro para celebrar la clasificación.

En el equilibrio está la virtud

A lo largo de la temporada el estilo de juego de Origen ha evolucionado considerablemente. El equipo mantiene la opción de extraer una ventaja en la fase de calles gracias a la calidad individual de sus integrantes, pero ha crecido en el plano estratégico hasta el punto de dar un recital contra Fnatic en el primer encuentro de la final.

Sin embargo, hay un denominador común que se ha mantenido a pesar del progreso del conjunto. Si por algo se ha caracterizado Origen es por saber distribuir los recursos entre sus tres grandes amenazas en función de las condiciones de victoria de cada partida, una cualidad difícil de encontrar incluso en equipos de élite.

Acostumbrado a ser uno de los centros de atención durante su etapa en Fnatic, xPeke ha dejado paso al mejor novato del Split de verano, Jesper ‘Niels’ Svenningsen. El danés ha demostrado ser capaz de echarse al equipo a la espalda, sobre todo con campeones como Tristana, Vayne o Kalista. A pesar de ser el único integrante del equipo sin experiencia previa a nivel competitivo, Niels ha declarado no tener miedo alguno al escenario y sus compañeros han confiado en su destreza como principal arma esta temporada.

Aunque por norma general Origen centra sus partidas en la calle inferior, no es extraño que Niels maneje a un personaje capaz de limpiar las oleadas y dar libertad a Mithy para que, junto con Amazing, controle el mapa. El dúo es uno de los principales activos de Origen, que gracias a este dominio de la visión puede tomar decisiones con mayor facilidad y neutralizar al jungla enemigo.

image_4

Niels y mithy

La segunda gran amenaza de Origen es SoaZ. El excéntrico y versátil top ha invocado a campeones de todo tipo durante la temporada, pero brilla con especial intensidad cuando tiene en sus manos a personajes con un gran potencial individual, como Gangplank. El francés ha sido uno de los jugadores que mejor ha explotado el poder del Azote de los Mares y se encontrará como pez en el agua en el mundial dado el estado actual de la calle superior, en la que proliferan campeones como Fiora o Darius.

En este entorno dinámico xPeke actúa como aval. El español ha destacado con personajes seguros en calle y capaces de acumular súbditos, sobre todo aquellos con herramientas para desgastar a los rivales, como Varus. Quizá no protagonice las jugadas espectaculares de antaño, pero es una garantía de daño para los suyos en las peleas grupales.

La luz al final del túnel

El sorteo de los grupos del mundial no ha favorecido a Origen, cuya pertenencia al tercer bombo ha afectado de manera crítica a sus opciones en el campeonato. Emparejados con uno de los candidatos principales al título, una de las potencias coreanas y el subcampeón norteamericano, xPeke y SoaZ han experimentado un déjà vu al recordar el grupo de la muerte al que se enfrentaron el año pasado.

Aun así, no hay motivos para darse por vencidos. El primer puesto del grupo parece un objetivo inalcanzable para Origen, que luchará por la segunda plaza contra KT Rolster y Team SoloMid. El tercer representante de Corea mostró inconsistencia durante el regional y SK Telecom T1 expuso el estilo de juego basado en los desplazamientos de Lee ‘Piccaboo’ Jong-Beom y Go ‘Score’ Dong-bin. Aunque Kim ‘Ssumday’ Chan-ho es temible, Niels y Mithy pueden abusar de No ‘Arrow’ Dong-hyeon si plantean una fase de calles estándar. TSM parte a priori como el más débil del grupo, pero los antiguos compañeros de Amazing pueden resultar decisivos para su desenlace si consiguen derrotar a alguno de los favoritos.

18670268839_390b32346c_o

Origen

De la Challenger Series al Campeonato Mundial 2015, Origen ha probado que es capaz de superar obstáculos de toda clase. Sus posibilidades de acceder a los cuartos de final son reducidas, pero xPeke y compañía no van a tirar la toalla con tal de lograr lo imposible.