Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

Todo es posible en el grupo de la muerte

Royal Never Give Up, Samsung Galaxy y TSM protagonizarán una encarnizada batalla por las dos plazas que permitirán disputar los cuartos de final

Todos los años, cuando termina el sorteo de la fase de grupos, vuelan tweets con mensajes satíricos o desesperanzados de aficionados cuyos equipos han quedado emparejados con algunos de los oponentes más duros del mundial.

Por segunda edición consecutiva, el grupo D presenta la combinación de equipos más difícil de superar para alcanzar los cuartos de final. Royal Never Give Up, Samsung Galaxy y TSM tienen características muy diferentes pero una única meta: viajar a Chicago.

Como si fuera un juego de piedra, papel y tijera, los tres principales aspirantes del grupo D se derrotaron entre sí. El único denominador común fue el triunfo sobre Splyce. Los jóvenes europeos todavía tienen una minúscula oportunidad de clasificarse — para ello tendrían que ganar sus tres encuentros restantes — pero es un escenario irreal. No obstante, pueden jugar un papel determinante en el devenir del grupo al actuar como verdugos de las aspiraciones rivales.

La mejor defensa es un buen ataque

Royal Never Give Up cuenta con una de las plantillas con más calidad de todo el Campeonato Mundial 2016. No obstante, aglutinar prodigios no es sinónimo de victoria y muchos analistas se mostraron escépticos ante las posibilidades del equipo.

Mata

Mata celebra la victoria contra TSM

De momento, Royal Never Give Up ha sido capaz de mantener la armonía entre mecánicas y macroestrategia. El subcampeón de la LPL se estrenó con victoria contra TSM gracias al inconmensurable liderazgo de Cho "Mata" Se-hyeong, que respaldó en la Grieta del Invocador su afirmación sobre que es capaz de ganar partidas por sí solo si maneja a Alistar.

El triunfo no llegó de inmediato, pues TSM castigó el avaricioso posicionamiento de los chinos durante la fase de líneas. Asimismo, en su derrota contra Samsung Galaxy, Royal Never Give Up se mostró débil ante su propia codicia e impotente cuando carece de herramientas para ser proactivo.

Jian "Uzi" Zi-Hao es capaz de hacer añicos a un oponente — Splyce da fe de ello —, pero su agresividad durante la fase de líneas le convierte en un objetivo fácil para las emboscadas del jungla. Por ejemplo, Kang "Ambition" Chan-yong.

Royal Never Give Up podría compararse con un jefe final que acaba con sus enemigos de un movimiento. Su tamaño y fuerza asustan, pero sus patrones de combate son lentos y poco versátiles. Si el resto de equipos del grupo D son capaces de aprovechar su debilidad — una escasa adaptabilidad —, los chinos podrían quedarse fuera de los cuartos de final. Si logran golpear, llegarán a Chicago.

Sé como el agua

Las actuaciones de Samsung Galaxy durante la primera semana pueden analizarse a partir de la famosa cita de Bruce Lee.

El tercer representante coreano es el equipo que más diversidad presenta. El agua ajusta su forma a la del recipiente que la contiene, algo que Samsung Galaxy puede hacer. La incontestable estrella de esta plantilla es Lee “Crown” Min-ho, pero son los apoyos los que pueden alterar la forma en la que el equipo plantea sus partidas.

Durante la mayor parte de la temporada, Kwon “Wraith” Ji-min ha compartido la calle inferior con Park "Ruler" Jae-hyuk. Pero al final, en el regional mediante el que Samsung Galaxy se clasificó para el mundial, Jo “CoreJJ” Yong-in deslumbró. El antiguo tirador de Team Dignitas no posee la destreza ni el conocimiento táctico de Wraith, pero aporta una chispa que puede incendiar partidas a partir de las jugadas que prepara.

CoreJJ

Las diferencias entre CoreJJ y Wraith pueden marcar el mundial de Samsung Galaxy

Esta versatilidad quedó reflejada en la victoria contra Royal Never Give Up, en la que Samsung Galaxy marcó el tempo de la partida desde el primer minuto con CoreJJ entre sus filas. Por contrapartida, Choi “Edgar” Woo-beom recurrió a Wraith para dominar de forma metódica a Splyce.

Pero el agua también puede estancarse y no llegar a su desembocadura. Así, Samsung Galaxy ha mostrado una tendencia a elegir composiciones basadas en el desgaste, asedio y retirada que brillan conforme avanza la partida. Aunque las ejecutan bien, no siempre llegan a los minutos en los que pueden tomar las riendas.

Si Samsung Galaxy se hipoteca de la manera que lo hizo contra TSM y regala ventajas en los primeros compases, quizá el agua no llegue a buen puerto. En cambio, si adapta su flujo a las circunstancias, puede convertirse en un tsunami.

La gran esperanza de Occidente

Audience

El público puede ser un arma de doble filo para TSM

Con Europa de capa caída, TSM se ha convertido en el portador de la antorcha cuya luz alimenta las esperanzas de Occidente en el mundial.

Para muchos, el campeón de la LCS NA era el favorito para liderar su grupo. Algunos atrevidos, como el comentarista Barento “Razleplasm” Mohammed o el antiguo jefe de analistas de TSM, Josh “Jarge” Smith, incluso creen que son favoritos al título tras la primera semana.

La idea no resulta tan descabellada si se presta atención únicamente a las partidas en las que TSM ha jugado de acuerdo a su potencial. Dennis “Svenskeren” Johnsen llevaba esperando un metajuego en el que reinaran las invasiones en la jungla y destrozó con Lee Sin y Skarner. Junto con Søren "Bjergsen" Bjerg forma una de las parejas más temibles del torneo. No sin razón formaron parte del equipo ideal de la primera semana.

El que no ha rendido como se esperaba es Yiliang “Doublelift” Peng. El segundo as de TSM, que sólo ha jugado a Jhin, estuvo fuera de posición en varias ocasiones. Tampoco ha brillado en la calle inferior, donde TSM ha sufrido debido en buena parte a la inexperiencia de Vincent "Biofrost" Wang.

En teoría, la comunicación del equipo debería mejorar si Bjergsen no continúa enfermo. Si las dos estrellas juegan a pleno rendimiento y Biofrost está a la altura de la situación, TSM parte como favorito para hacerse con la primera plaza. Si no se produce la magia, los cuartos de final podrían quedarse sin representantes norteamericanos.