Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
Campeonato Mundial

El increíble Mundial del 2018: la entrevista

Con el Mundial del 2019 a la vuelta de la esquina, echamos la vista atrás y recordamos la pasada edición del torneo, en la que Europa le demostró al mundo que son contendientes dignos de admiración y respeto.

El 2018 cambió las cosas. Europa dejó de ser la eterna segundona y se convirtió en una región que, si las estrellas se alineaban, podía poner contra las cuerdas a China y a Corea. En 2018, Fnatic llegó a la gran final del Mundial contra Invictus Gaming, y Europa se convirtió en una región que hay que tener muy en cuenta. 

«Tenía la seguridad de que íbamos a ganar el Mundial», nos cuenta Gabriel «Bwipo» Rau, de Fnatic. «Confiaba plenamente en la capacidad de mis compañeros para que esto sucediera, así que, para mí, era una cuestión de hacerles creer que si jugábamos de la forma habitual, ganaríamos. El Mundial no es algo a lo que llegue cualquiera. Llegar hasta allí ya era un privilegio enorme, y quería ir a por la victoria, ya que pensé que quizás fuese la última vez que tendría aquella oportunidad. Así que, me repetía "creo que podemos ganar el Mundial", y me quedé muy cerca de convencer a mi equipo de lo mismo. Incluso el día antes de la final, todos rebosábamos confianza, pero llegó el partido y se acabó nuestro sueño».

Fnatic también tuvo a toda Europa creyendo que la victoria era posible hasta el último día del campeonato. Salieron de la fase de grupos y de las eliminatorias habiendo cedido solamente un par de partidas contra rivales fuertes. 

Fnatic estaba en el grupo D, grupo en el que también estaban Invictus Gaming, 100 Thieves y G-Rex. Bwipo lo llama «el grupo de la muerte, ya que tanto nosotros como iG estábamos en él. No había otro equipo que pudiese salir de ese grupo». Y, de hecho, los dos equipos salieron 5-1, intercambiando una derrota el uno contra el otro. Fnatic incluso logró hacerse con la victoria en el partido de desempate.

Fnatic pasó sin dificultades por la fase de grupos

Fnatic pasó sin dificultades por la fase de grupos

«Eso fue importantísimo», cuenta Bwipo. «No solo que consiguiéramos los emparejamientos más fáciles, ya que nos libramos de la amenaza de KT y RNG. Evitar el emparejamiento contra los "MataFnatics" fue muy importante para nosotros».  

Mientras tanto, G2 Esports y Vitality, los otros equipos europeos, lo estaban pasando bastante peor. Vitality estaban en el mismo grupo que los favoritos del torneo, RNG, y los que entonces eran vigentes campeones del torneo, Gen.G. Contra todo pronóstico, Vitality consiguió derrotar a ambos equipos, pero cuando llegó la hora de enfrentarse a los norteamericanos de Cloud9, dieron con su némesis. Se quedaron fuera del Mundial en la fase de grupos, pero salieron con la cabeza bien alta.

Para G2, el Mundial no comenzó en la fase de grupos, ya que ellos venían de jugar la fase de apertura, que algunos ven como una bendición, y otros como una maldición. 

«En cierto modo, estábamos contentos de haber tenido que pasar por la fase de apertura. En retrospectiva, creo que nos ayudó mucho a mejorar. »

Martin ‘Wunder’ Hansen

«En cierto modo, estábamos contentos de haber tenido que pasar por la fase de apertura», nos cuenta Martin «Wunder» Hansen. «En retrospectiva, creo que nos ayudó mucho a mejorar. Pudimos identificar rápidamente que algunas cosas que creíamos que funcionarían, al final no iban bien, y algunas cosas que creíamos que no funcionarían, acababan funcionando. Si hubiéramos tenido que empezar en la fase de grupos, habría sido mucho más difícil. Es probable que no hubiéramos pasado de la fase de grupos».

Los de Vitality lo hicieron bien, pero no consiguieron salir de la fase de grupos

Los de Vitality lo hicieron bien, pero no consiguieron salir de la fase de grupos

G2 acabó 3-3 en un grupo en el que estaban Afreeca Freecs, Flash Wolves y Phong Vũ Buffalo, y tuvieron que ganarle una partida de desempate a FW para pasar a la siguiente fase. Fue una semana con muchos altibajos, pero consiguieron los resultados que necesitaban.

«Recuerdo que llevamos a cabo muchas decisiones discutibles», dice Wunder. «Cada vez que salíamos al escenario, o tenía muy buenas sensaciones y ganábamos, o salía temiéndome lo peor y perdíamos».

Cuando llegó la hora del partido de desempate contra FW, G2 se sorprendieron de que el antiguo ADC Peter «Hjarnan» Freyschuss pudiera meterse en el bolsillo a Heimerdinger. 

«Con el emparejamiento que teníamos parecía una victoria asegurada, nos sentíamos muy cómodos con esos campeones y con las estrategias que habíamos entrenado. Para nosotros era una partida más, ninguno estaba nervioso. Sabíamos que eran bastante débiles contra nuestra composición. Solamente solían sacar ventaja cuando jugaban con Kai’Sa en la calle inferior. Las cosas habrían sido distintas si hubiésemos jugado contra Afreeca, que tienen mejores jugadores en las calles individuales».

Dos equipos europeos llegaron a la eliminatoria, pero los dos tuvieron rivales duros en cuartos de final. A Fnatic le tocó contra Edward Gaming, y las cosas pintaban mal cuando perdieron la primera partida. 

Por aquel entonces, con Paul «sOAZ» Boyer en el equipo, si Bwipo perdía una partida, sOAZ lo sustituía en la siguiente. Sin embargo, esa primera partida contra EDG estaba perdida desde el comienzo, ya que una invasión tardía aplastó los planes de Fnatic, y la partida se deshizo a partir de ahí. Decidieron mantener a Bwipo en la Grieta, y la jugada les salió bien, ya que los europeos ganaron tres partidas seguidas y se clasificaron para semifinales.

«Ese partido estuvo mucho más igualado de lo que la gente piensa», dice Bwipo. «Llegaron a estar por delante en casi todas las partidas que jugamos. Cuando pienso en el Mundial del 2018, recuerdo que no importaba si nos quedábamos atrás, siempre intentábamos buscar peleas para acabar ganando las partidas. No es que mi rendimiento fuese espectacular, pero en ese partido yo no era más que un escudo de carne y hueso. No hacía otra cosa que comer daño y provocar hechizos enemigos. Recuerdo que todo el equipo enemigo saltó encima de mí en la zona del río, ganamos la pelea y, a partir de ahí, fuimos in crescendo hasta cerrar la partida.

G2 derrotó a RNG, pero se quedó a medio gas contra Invictus Gaming

G2 derrotó a RNG, pero se quedó a medio gas contra Invictus Gaming

Al otro lado del cuadrante, G2 tuvo un rival aún más duro. Todos esperaban que RNG, liderados por Jian «Uzi» Zi-Hao, llegaran lejos en el torneo. Al final, RNG se estrelló en cuartos de final contra G2, en una de las partidas más entretenidas del Mundial.  

«Estábamos contra las cuerdas porque habíamos perdido la primera partida, luego nos recuperamos, pero volvimos a perder», recuerda Wunder. «El leitmotiv de RNG es jugar con Shen en la calle superior y empezar a rotar o llevar tanques en la calle central y dejar que Uzi tire de la partida, cosa que hizo muy bien en ese torneo. De hecho, había partidas que las ganaba él solito».

«Pero con el meta del Mundial del 2018, se jugaba a campeones de calle individual como Akali, Irelia, Aatrox o Urgot, por lo que le fue muy difícil tirar de su equipo con todas las opciones que teníamos para contrarrestarlo. Es posible que, con un meta distinto, nos hubieran ganado con un 3-0.

G2 siguió peleando y, en la quinta y última partida, fue Luka «Perkz» Perković el que se echó a su equipo sobre los hombros y acabó con un 11/0/4 con LeBlanc que le dio a G2 el pase a semifinales. Por desgracia, luego les tocó Invictus Gaming.

«Por entonces, no cabe duda de que IG era el mejor equipo del mundo», cuenta Wunder. «Jugaban con el mismo estilo que nosotros, pero eran mejores». No pudimos hacerlo mejor de lo que lo hicimos. Eligieron unas composiciones de equipo muy buenas ante las que no estábamos preparados y no supimos adaptarnos. La tercera partida fue la única en la que pudimos pelearle algo. Íbamos como dos mil de oro por delante, pero nos vinimos abajo».

Fnatic dominó en la semifinal contra Cloud9

Fnatic dominó en la semifinal contra Cloud9

Al final, G2 acabó cayendo con un contundente 3-0, y la esperanza de Europa recayó sobre los hombros de Fnatic, quienes se enfrentaban a Cloud9.

«El partido contra C9 fue cuando todo el mundo pudo ver lo que pasaban cuando ganábamos la fase inicial de la partida», recuerda Bwipo. «En el resto de partidos del Mundial, siempre íbamos por detrás y nos recuperábamos porque éramos buenos en las escaramuzas. Cuando nos poníamos por delante, el equipo rival no podía hacer prácticamente nada».

Fue una victoria incuestionable, en la que Martin «Rekkles» Larsson solo murió dos veces en un total de tres partidas. Mads «Broxah» Brock-Pedersen también jugó bien en la jungla, y la forma de dominar de Fnatic hizo que los fans europeos tuvieran esperanza en la final. Por desgracia, aquí terminó el sueño de Bwipo y de toda la región.

Invictus Gaming acabó con el sueño de Europa en la final

Invictus Gaming acabó con el sueño de Europa en la final

«Ahora hay más ojos puestos en nosotros y más gente que cree en nosotros. Tenemos mucho más seguidores, a quienes decepcionaremos si perdemos.»

Martin ‘Wunder’ Hansen

«Tuvimos un mal día», dice Bwipo, recordando la rápida derrota con un 3-0 frente a iG en la final. «No seguimos las estrategias, todos jugamos mal y no acertamos con los emparejamientos. Había un montón de motivos por los que no rendimos como habríamos tenido que rendir a la hora de la verdad». 

«Pero llegamos hasta el final», continúa. «Demostramos que podíamos estar en la cima, le demostré al mundo, y a mí mismo, que puedo estar aquí. Fue algo que siempre me decía a mí mismo hace seis años, cuando estaba en mi casa y quería ser el mejor. Veía a jugadores de la talla de Lee «Faker» Sang-hyeok y pensaba: "No sé si podré hacer eso", y eso es lo que me motivaba. Por eso quería estar en la cima, porque los jugadores como él, los que eran realmente sobresalientes, siempre iban más allá, y yo quería ser uno de esos jugadores».

Puede que la gran final fuese el final del trayecto para Fnatic, pero también supuso el renacer de Europa. Este año, G2 busca llevar consigo la esperanza de todo el continente.

«Ahora hay más ojos puestos en nosotros y más gente que cree en nosotros», dice Wunder. «Tenemos mucho más seguidores, a quienes decepcionaremos si perdemos. Creo que nos va a ir bien en el Mundial. Ganamos el MSI, ¿recordáis? Quiero ganar la máxima competición, y creo que es posible hacerlo. No cabe duda de que esta es la mejor oportunidad que ha tenido Europa hasta la fecha».