Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LEC

G2 contra Fnatic y Splyce contra Rogue: protegiendo y creando un legado en la LEC

Los playoffs están a la vuelta de la esquina: durante las próximas semanas se forjarán las nuevas leyendas europeas.

A solo unas pocas semanas del fin de la temporada regular, entramos en un momento crucial para los 10 equipos del Campeonato Europeo de League of Legends (LEC), pues nos adentramos en el tramo final de la carrera por los playoffs.

Tras las actuaciones europeas del Mundial del año pasado y el triunfo de G2 en el MSI, los equipos de la región nunca se habían visto tan capaces de enfrentarse a equipos internacionales como ahora. Y teniendo en cuenta que este año la final del Mundial se celebrará en París, las expectativas de los playoffs del split de verano están por las nubes.

La séptima semana del split de verano de la LEC cuenta con dos enfrentamientos la mar de emocionantes por diferentes motivos: el enfrentamiento entre G2 y Fnatic, una batalla entre dos de las organizaciones más exitosas de la historia europea; y el enfrentamiento entre Splyce y Rogue, quienes luchan por el reconocimiento y la creación de su propio legado. Splyce quiere superar el reto de hacerse con el título de la LEC y volver al Mundial, mientras que Rogue busca clasificarse para los playoffs por primera vez en su historia y demostrar que están a la altura.

Jugando con la comida

Una vez más, G2 está dominando la LEC y gana partidas a placer. La última hazaña del equipo fue contra SK Gaming, quienes lo pasaron fatal y se quedaron totalmente descolocados mientras intentaban hacer frente a la inaudita composición que G2 había desplegado. Si el combo de Rakan y Yasuo en la calle inferior no era ya suficiente pesadilla, SK también se las tuvo que ver contra una Annie en la calle superior, cortesía de Martin «Wunder» Hansen, y la Tristana en la calle central de Rasmus «Caps» Winther. Sorprendentemente, tal como se reveló en el último Mic Check, esta última elección de campeón fue una sugerencia que un asistente del encuentro escribió en un cartel, y el equipo decidió que era buena idea hacerle caso. La habilidad de G2 para adaptarse y actuar espontáneamente con elecciones de campeón poco ortodoxas es extraordinaria. Habría que preguntarse cuánto hay que temer a estos chicos cuando decidan tomarse las partidas más en serio.

G2 Week 7

Es difícil predecir lo que harán los jugadores de G2 con esas elecciones tan locas con las que vienen semana tras semana.

Quizá veamos a G2 en todo su terrorífico esplendor esta semana contra Fnatic, pues será el enfrentamiento más importante de la temporada regular. G2 ha destrozado a potenciales rivales durante las últimas semanas, y llevan a sus espaldas una racha de siete victorias seguidas. Los campeones del MSI solo han perdido una partida hasta ahora, y fue a manos de Fnatic. 

Esa derrota fue al comienzo del split, cuando la escuadra naranja parecía imparable. El jungla Mads «Broxah» Brock-Pedersen estaba en un estado de forma inmejorable y ejecutó unas jugadas extraordinarias en la fase inicial de la partida, que sirvieron para pararle los pies a Caps continuamente y permitieron que Gabriel «Bwipo» Rau se hiciese cada vez más y más fuerte.

Zdravets ''Hylissang'' Galabov también protagonizó jugadas geniales, y amenazaba con quitar el puesto a los miembros de G2 de mejor jugador de Pyke en Europa. Sus predicciones con el gancho daban miedo, siempre aparecía en emboscadas en el momento indicado, cosa que desbordó a un equipazo de la talla de G2.

Hylissang sigue optando por los mismos apoyos de iniciación, y se ha convertido en una pieza fundamental de la maquinaria de Fnatic. Pero, quizás, el problema de Fnatic es que son demasiado robóticos, justo lo contrario a G2.

Hylissang Fnatic

Hylissang fue el jugador clave de la última partida en la que Fnatic ganó a G2.

Mientras que cada miembro de G2 fácilmente podía jugar un campeón diferente cada semana, Fnatic tendía a quedarse con las elecciones que mejor le funcionaban. Hylissang solía elegir a Pyke o a Rakan, Tim «Nemesis» Lipovsek ha estado jugando con Twisted Fate y Aatrox; y Martin «Rekkles» Larrson ha sido fiel a su Karma.

Aunque es cierto que Fnatic ha intentado cambiar esta dinámica de forma radical. En su partida contra Rogue de la quinta semana, Fnatic hizo lo impensable y sentó en el banquillo a Rekkles, colocando a Nemesis en la calle inferior y haciendo que Feliz «Magifeliz» Bostrom debutase en la calle central.

Fue una decisión arriesgada que acabó en desastre: Rogue se hizo con la partida con relativa facilidad y los miembros de Fnatic dieron su mejor versión a nivel individual. Rekkles volvió a la alineación, pero el equipo no ha vuelto a ser lo que era desde entonces. La derrota que sufrieron contra los nuevos e inexpertos Misfits la semana pasada hizo que saltaran las alarmas.

Pero, tal y como hemos visto tantas otras veces, nunca puedes perder de vista a Fnatic. De hecho, el equipo naranja ha ganado dos de sus últimas partidas contra G2, y este fin de semana tendrán la oportunidad de asegurarse el segundo puesto de la temporada regular y un puesto en la final del split de verano en Atenas.

Escalando hasta la cima

Kobbe Splyce

Kobbe y Splyce tienen la oportunidad de meterse en el top 2.

Mientras que Fnatic ha estado haciendo malabares para intentar llegar al primer puesto, Splyce ha confirmado las sospechas de que son uno de los pesos pesados de la liga europea.

Splyce siempre ha sido uno de los equipos más fuertes de Europa, pero han fracasado a la hora de aprovechar las oportunidades tras su exitoso debut en 2016, cuando el equipo saltó a escena tras hacerse con la alineación de Team Dignitas EU. 

Ese año, Splyce llegó a la final del split de verano y se clasificó para el Campeonato Mundial, a pesar de su derrota 3-1 contra G2. En la escena internacional, el novato equipo tuvo la mala suerte de ser emparejado en un grupo difícil con Team SoloMid, Royal Never Give Up y, los que serían finalistas, Samsung Galaxy.

Kasper «Kobbe» Kobberup es el único jugador que queda en Splyce de la alineación original, y desde entonces no ha podido llegar al final de los playoffs ni al Mundial. Ha tenido que contemplar con tristeza cómo algunos de sus antiguos compañeros de Splyce han alcanzado nuevas metas, como Wunder y Mihael «Mihael «Mikyx» Mehle, que consiguieron alzarse como campeones del MSI; y Jonas «Kold» Andersen, que llegó a la final del split con Origen.

Ya entendéis por qué esta puede ser la oportunidad de oro de Kobbe, ¿no? Los de Splyce estuvieron fantásticos durante el split de primavera, pero parecen haber dado un paso más y se disputan el segundo puesto con Fnatic y, a juzgar por el panorama actual, uno podría fácilmente apostar por Splyce.

Pero Rogue tiene otra idea en mente: es uno de los dos nuevos equipos que debutan en la LEC, este año ha sido toda una lección de aprendizaje intensivo para la organización. Acabar en el último lugar durante el split de primavera encendió todas las alarmas, lo que acabó con el equipo cantera de la organización participando en la LEC.

Larssen Rogue

Larssen y Rogue están buscando dejar huella en este split.

Como hemos visto, el potencial de Emil «Larssen» Larrson y Kacper «Inspired» Słoma ha convertido al equipo en dignos rivales contra los que enfrentarse en los playoffs. Las victorias contra Origen y Fnatic, a pesar de las circunstancias, tienen al resto de Europa con el corazón en un puño.

Sin embargo, Rogue se ha estancado en las últimas semanas, y las esperanzas que habían depositado en los playoffs penden de un hilo. Los más jóvenes del quipo parecen estar mucho más cómodos sobre la tarima y hay una cantidad de potencial individual en el equipo capaz de sorprender a cualquiera. Rogue luchan con uñas y dientes para forjarse una reputación en la LEC y demostrar que han venido para quedarse. Con los playoffs a la vuelta de la esquina, este es el momento de demostrar quién manda.

¿Podrá Fnatic pararle los pies a G2? ¿Llegará Splyce a la parte alta de la tabla, o nos sorprenderán los chicos de Rogue? ¡Contadnos lo que pensáis en los comentarios!