Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LCS

Vacilar: una espada de doble filo

Burlarse, provocar, bromear, vacilar. Hablamos de este interesante fenómeno.

Burlarse, provocar, bromear, vacilar. Estas son algunas formas de referirse a este fenómeno tan difícil de catalogar. Aunque ha sido parte de los esports desde sus inicios, sigue suscitando polémica. Tanto espectadores como fans tratan de definir este término tan problemático pero, como es habitual, existen diferentes puntos de vista al respecto. Además, se plantea el interrogante de si debería limitarse de algún modo esta despreocupada forma de expresión. Veamos en qué consiste vacilar, cuáles son sus características, por qué tanta gente lo considera un problema y si se trata realmente de algo con lo que estrujarse el coco.

¿Por qué causa semejante revuelo?

Vacilar es un término que designa cualquier hecho, palabra o acción concreta cuya intención, en sentido amplio, es incordiar a otra persona. En el habla coloquial de algunos países hispanos tiene una acepción más ajustada a la que debería verse reflejada aquí. Se trata de una acepción que hace referencia a estar de broma, ya sea entre amigos o en otro tipo de relaciones estrechas. Dicho de otra forma, se emplea entre personas que saben que lo que se dice pretende ser una broma, que va sin mala intención y con el propósito de hacer reír, y no de herir u ofender a nadie. "Vacilar" es un término que se ha hecho cada vez más popular en otras partes del mundo. Se usa en muchos contextos y comunidades, y su definición sigue sin estar clara. El deporte lo adoptó de forma natural y también los esports que se desarrollaban rápidamente.

Actualmente, podemos observar dos interpretaciones erróneas del término. La gente tiende a sobrepasar los límites tanto de un extremo como del otro. Algunos recurren al vacile porque carecen de tacto humorístico, mientras que otros interpretan cualquier mínima broma como una muestra de arrogancia y falta de humildad. ¡Pero no es para tanto!

Jacktroll: "Hoy el arado labrará a G2 cual bancal en barbecho. A Marcin "Jankos" Jankowski le va a venir bien ser el rey de la primera hambre porque, tras enfrentarse a GODGILIUS, le va a tocar irse al Vacío."

Soy el mejor editor... ¡y con diferencia!

Hay tantos motivos para vacilar como personas que lo hacen. Podemos hacer una suposición bien fundamentada y decir que está relacionado, desde una perspectiva psicológica, con la confianza en uno mismo. La confianza en uno mismo ha sido objeto de muchos estudios a lo largo de los años y, aunque existen ciertas diferencias entre el deporte de toda la vida y los esports, muchos de los descubrimientos pueden aplicarse a la Grieta. La confianza en uno mismo consiste en sentirse lo bastante bueno, algo que no resulta fácil definir con precisión. Ya sea chutar un penalti en fútbol, lazar tiros libres en baloncesto, o ejecutar a la perfección una Sentencia de muerte de Thresh, al final todo se reduce a ganar y vencer al adversario.

Cuesta explicarlo, pero seguro que os ha pasado a todos los que estáis leyendo esto. Si hacéis memoria, seguro que recordáis al menos una ocasión en la que habéis tenido esa sensación. La sensación de haber jugado como un profesional. Matar a vuestro enemigo una vez tras otra, celebrar cada asesinato repitiendo el mismo emoticono o bailar donde ha muerto el rival. Probablemente, esa sensación de satisfacción tras un mapa bien jugado estuviera acompañada de confianza. Sentisteis, en cierta medida, que era vuestro momento: eráis mejores que otros en esa división. No es raro que una victoria conduzca a otra, y esa a otra más. Aunque, de forma instintiva, pueda parecer que esas sensaciones han surgido por lo bien que estáis jugando ese día, no tiene por qué ser así siempre. A veces se puede sacar provecho a la causalidad y, en ese caso, vacilar resulta increíblemente útil.

Parece ser que no solo es posible engañar al cerebro, sino que además se recomienda hacerlo, sobre todo en un campo como el de los esports. En inglés hay un dicho muy popular, "fake it till you make it", que viene a significar que, aunque uno carezca de confianza en si mismo, fingir que se tiene ayuda a generar verdadera confianza. Pero ¿qué tiene eso que ver con vacilar y bromear? Pues bien, imaginaos que estáis sentados en un escenario ante cientos o incluso miles de espectadores. Formar parte de uno de los mejores equipos del mundo es todo un reto. Se lucha por conseguir grandes premios, gloria, trofeos y fama. Puede parecer coser y cantar eso de estar ahí sentado en una silla cómoda pero, en la Grieta, no solo os enfrentáis a una competencia con un gran talento, sino también a vosotros mismos. Y aunque tuvierais que enfrentaros al mismísimo Faker, en ese momento podría no ser vuestro rival más fuerte.

Vacilar es una buena herramienta para hacer autoterapia. Si las palabras van acompañadas de destreza, la falsa idea de ser alguien seguro de sí mismo puede verse sustituida enseguida por el sentimiento auténtico. Es como una profecía autocumplida: os comportáis de una manera y las reacciones de quienes lo presencian os empujan a adoptar el papel que habéis creado. ¿Complicado?

Exhibicionismo mordaz

Hablar solos frente al espejo y hacer comentarios mordaces en Twitter son dos cosas totalmente distintas, ¿verdad? Hay otro factor asociado a vacilar que es, quizás, el más importante: el factor humano. Debemos tener en cuenta nuestros propios sentimientos. Una buena jugada puede suponer un subidón de confianza que, a su vez, os favorece en las partidas, enfrentamientos y colas que juguéis después. Los fans que fomentan los comentarios mordaces hacen que esa bola crezca incluso más y que coja más impulso con cada oponente afectado. Con la actitud idónea, hasta los comentarios negativos de algunas partes de la comunidad pueden acelerar esto. Un jugador que tenga mucha confianza en sí mismo puede protagonizar un crecimiento más audaz si siente que es capaz de enfrentarse al mundo entero él solo. En una partida, el conflicto interno que provoca estrés, miedo y dudas se desvanece cuando entra en juego una confianza desmesurada.

FORG1VEN, antiguo jugador de la LCS EU y uno de los mejores carries de su época, era conocido por su lengua viperina. Y aunque es imposible negar su enorme talento, también lo sería negar lo mucho que influyó su legendario "by far" (y con diferencia) en su imagen y posición en la Grieta.

Por otra parte, no debéis olvidar la otra cara de la moneda. Cada comentario, aunque sea mordaz, debe ir dirigido a un destinatario para que se considere vacilar. FORG1VEN vaciló en un contexto que implicaba a todo el conjunto: se burló de todos los demás carries de la LCS y de ellos dependía sentirse atacados o tomárselo a pecho. Pero hay gente que va mucho más a lo personal y dirigen sus ataques a sus oponentes de forma directa. El campo de batalla desaparece de la mente del atacante y la necesidad apremiante de demostrar su valía se traslada a su objetivo. Hasta el mejor jugador del mundo empezaría a dudar de su habilidad ante un rival que resulta convincente. Es una ventaja que se origina fuera del juego pero que repercute en él. Minitroupax recuerda en una entrevista todas las batallas que ganó a Upset por haber sembrado la duda en su oponente. Si esa semilla brota, podría inclinar la balanza de las batallas venideras.

A lo mejor os habéis topado alguna vez con cierto jugador del equipo enemigo en la cola en solitario que intentaba haceros perder la compostura. O quizás estabais teniendo un buen día, os provocaron y, a raíz de eso, dejasteis de pensar en ganar y vuestros pensamientos se volvieron negativos. O puede que, de repente, os empezara a importar únicamente demostrar que erais mejores jugando, a expensas de seguir una estrategia correcta y de conseguir importantes puntos de liga. Contadnos en los comentarios si habéis perdido puntos por culpa de perseguir a alguien que no dejaba de enseñar emoticonos cuando os mataba.

Un buen ejemplo sería el jugador polaco Jactroll, que debe gran parte de su pintoresca personalidad a los vaciles. Desde los inicios de su trayectoria, se esforzó por demostrar cosas a determinadas personas y eso acentuó sus victorias, de las que después fardaba en las redes sociales. Se ganó el apoyo de la comunidad a sus alardes cuando se hizo evidente que iban de la mano de su destreza. Pero se dio cuenta de que los vaciles son una espada de doble filo: ya le habían caído golpes por parte de fans incompasivos por culpa de su actitud. Muchas de sus publicaciones suscitaron reacciones muy diversas. Ha recibido críticas de fans (incluso de algunos que lo han apoyado durante años) por haber promovido, supuestamente, valores negativos. Aun así, cabe señalar que los resultados que obtuvieron tanto él como Vitality al principio de la temporada estaban influenciados por sus juegos mentales.

Un aspecto que deberíamos tener siempre en cuenta a la hora de vacilar es la moderación. En esencia, vacilar debería tratarse de bromear de buen rollo entre amigos. Y, a pesar de que cada vez haya ganado más terreno el sentido de vacilar referido a chulear de una forma tóxica, nunca está de más recordar que debe hacerse con prudencia y mesura. A menudo, los vaciles sobrepasan los límites del buen gusto. Los jugadores empiezan a ponerse a parir y a soltar inmundicias que deberían mantenerse en privado. Si logramos que esa sencilla norma entre en la cabeza de los jugadores y espectadores, puede que lleguemos a crear una comunidad divertida y positiva. La agresividad debe limitarse a la Grieta, pero el humor y los vaciles de buen rollo pueden tener cabida en Facebook, Twitter y antes y después de partida en el estudio de la LCS. El problema lo tenemos a la hora de leer entre líneas. Tachamos a los jugadores que muestran un alto grado de confianza de impresentables y groseros, cuando quizás deberíamos darles las gracias. En su justa medida, el espíritu competitivo no solo no se ve afectado, sino que, además, se vuelve más vivaz y entretenido.

Pan y circo

El principal objetivo de todo es crear espectáculo. El espectáculo es lo que llama nuestra atención y es el que se beneficia o se ve perjudicado por las ocurrencias y contestaciones que se lanzan los jugadores. Al fin y al cabo, los esports no tratan solo de cifras, estadísticas y registros que se presentan a través de programas informáticos. Ante todo, tratan de emoción. Los jugadores pueden convertirse en verdaderas leyendas si cuentan con impresionantes aptitudes, pero también pueden convertirse en iconos y tener fans gracias a su personalidad y su contribución a la comunidad. Doublelift es uno de los mejores ADC de EE. UU., pero parece improbable que hubiera adquirido tanta popularidad si hubiera actuado con modestia y gratitud ante sus rivales. La graciosa actuación de Perkz y Jankos en la mesa de analistas favoreció el desarrollo de su excelente relación en pantalla, que ahora florece bajo los auspicios de G2 Esports. Gracias a los comentarios y tuits de Gilius, las partidas de Vitality son el doble de divertidas, independientemente de que el espectador desee que gane o que se pegue un buen batacazo. Jactroll, conocido por sus vaciles, sigue oponiéndose a los seguidores polacos de la LCS, pero lo cierto es que sus publicaciones de Facebook enriquecen la temporada. Todo lo mencionado hasta ahora, aunque se podría seguir y seguir, se reduce a lo siguiente: los esports no son solo una competición, sino también un gran y divertido espectáculo. Algunos os conquistarán por sus grandes jugadas y su humildad, mientras que otros harán que os partáis de risa con su ingenio a la hora de humillar a los rivales. Algunos bailarán sobre los cadáveres de sus enemigos, otros se pondrán a chulear en las entrevistas y otros, como Jiizuke, enviarán un mensaje a sus oponentes mientras elige campeón:

Todo esto nos engancha a ver el próximo evento. Seguimos a nuestros preferidos y esperamos la caída de los jugadores que no nos gustan. No importa cuál sea nuestra posición, formamos parte de un espectáculo que alcanza diversos niveles y en el que los juegos mentales y vacilar constituyen una parte muy importante.

¿Qué opináis de vacilar?

¿Diríais que hay jugadores que se pasan de la raya, u os gusta que esa riña vaya más allá de la Grieta y se plasmen, en forma de ocurrencias, en los perfiles de los jugadores?

¡Hacédnoslo saber en los comentarios!