Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LCS

Con todo por decidir

No queda tanto para el final y los tres puestos en disputa en el grupo B están muy ajustados

En el horizonte se asoma una posible clasificación al Campeonato Mundial 2017, pero los equipos europeos no están en su mejor momento. Con un estilo generalizado que no permite progresar a la región, las partidas se vuelven un caos en el que lo único que queda claro es que al menos se está intentando la victoria. No obstante, aunque parezca contradictorio, la competición es más feroz que nunca.

Con solo tres series antes del final de la fase regular, en el grupo B los tres representantes para playoffs están claros: H2K, Splyce y Unicorns of Love. Sin embargo, la distancia entre ellos es mínima y cada uno está intentando de diferente manera un mismo objetivo: colocarse líder para tener más cerca si cabe un sitio en China… y quién sabe si en el trono de Europa.

Perspectiva de futuro: H2K

1

H2K se encuentra ante nuevos problemas con su versión mejorada que han de solucionar pronto

El primero en discordia es H2K. Un equipo que con el tiempo y el paso de las temporadas ha variado constantemente su forma de ver League of Legends y se ha vuelto mucho más contundente que antaño. O pierden luchando, o ganan sobrados: casi todos sus éxitos se han trasladado a un 2 a 0 en el marcador sobre la Grieta del Invocador.

¿Cómo gana H2K? Por fuerza bruta. Los jugadores son conscientes de que, dentro de su grupo, son mejores individualmente que sus rivales e intentan forzar calles favorables con campeones abusivos que puedan generar grandes ventajas. Es habitual ver a Fabian “Febiven” Diepstraten priorizar el daño sostenido con Syndra o Orianna sobre Taliyah, por ejemplo.

Al principio, cuando llegaban fases tardías de las partidas, H2K tendía a dejarse llevar y empujar las líneas para no sentirse ahogado. En la actualidad prefiere luchar en campo abierto pero sin arriesgarse tanto como otras escuadras. Saben adaptarse mejor a los cambios en los parches y penalizar los errores del rival, por lo que no tienen que ser tan proactivos.

Pero la historia de H2K está demasiado ligada a Marcin “Jankos” Jankowski y Andrei “Odoamne” Pascu. Representan el emblema y la elegancia de un equipo que traslada su esencia año tras año gracias a ambos jugadores. Para bien y para mal, como se ha podido ver esta temporada de forma constante alrededor del Baron Nashor.

H2K es el equipo que viene en mejor tendencia positiva de su grupo al vencer a Splyce y ceder una serie muy cara a G2 Esports. Si quieren ganar, necesitan adaptar a su calle inferior al resto del equipo lo antes posible, así como saber responder contra equipos más inteligentes que ellos con sus propias armas. Son buenos en lo que hacen, pero no son los mejores.

Tiempos convulsos: Splyce

2

Época complicada para Splyce en la que el margen de maniobra es ínfimo

La antigua cenicienta danesa no está en su mejor momento. Aunque en la clasificación todavía tienen muchas posibilidades, recientemente han cesado a su entrenador Fayan “Gevous” Pertijs y tendrán unas últimas jornadas complicadas bajo cambios en su organización. Su objetivo no ha sido cumplido, de momento, pero todavía hay esperanza.

El principal problema del equipo es que el quinteto titular es una familia. Parece irónico, pero errores endémicos no han sido solucionados aunque sí se ha mejorado en ciertos aspectos, como la forma de transicionar ventajas adquiridas al principio. El inconveniente es que estas ventajas nunca se generan en los encuentros importantes: Splyce solo ha ganado cuatro partidas contra equipos de tabla alta mientras que ha perdido diez.

El que más ha progresado ha sido sin duda Mihael “Mikyx” Mehle. El esloveno que fue revelación en el pasado se entiende mejor aún con sus compañeros y es el principal artífice del buen hacer en la calle central con sus movimientos que pillan desprevenidos a los contrarios. La visión es también parte de su mérito, un aspecto que les concierne cada vez más.

Pero sin duda la pobre adaptación de Splyce al preferir campeones de cómodo uso sobre lo mejor en cada momento les hacer perder el tempo de la partida. Incoherencias como coger tres calles con presión y que Jonas “Trashy” Andersen tenga que dejar vendida una o seguir con errores en aspectos básicos en la toma de decisiones.

Splyce a día de hoy es consciente de su estado actual, pero quizás es demasiado tarde para intentar modificarlo. Tienen herramientas como el cambio de mentalidad en la calle superior y una selección de campeones segura, así como jugar mejor alrededor de los objetivos disponibles en el mapa. No hay mucho margen de maniobra.

En busca de la estabilidad: Unicorns of Love

3

Los unicornios ya no son la sorpresa que eran antes: han de reinventarse

Parten como favoritos a pesar de haber decepcionado una y otra vez, los unicornios saben que el día que encuentren un estilo de juego sólido se comerán el mundo. Hasta el momento, ceden partidas absurdas como en la serie de la semana pasada contra Mysterious Monkeys y todo por no saber aprender de los errores del pasado.

En Rift Rivals, todos los jugadores estuvieron de acuerdo en que aquello fue una llamada a la acción, que algo tenía que cambiar. ¿Lo hizo? A medias. Dejaron de escoger calles tan pasivas al principio de partida, pero a pesar de ello siguen sin meter presión hasta que llega la fase de las batallas grupales masivas en la calle central.

Al igual que el ya mencionado Mikyx, el que más aprendió fue un support: Zdravets “Hylissang” Illiev. Unicorns of Love ahora escoge una calle inferior muy fuerte porque es consciente de que Samuel “Samux” Fernández es el jugador más estable del equipo, especialmente con Xayah, y porque el búlgaro rota muy bien hacia medio para generar una emboscada favorable. Esto lo aprendieron principalmente de los equipos norteamericanos.

En la jungla, muchos criticaron a Andrei “Xerxe” Dragomir por su pasividad en los primeros compases cuando el defecto viene condicionado por el estilo colectivo. La inconsistencia está siendo solventada poco a poco, pero quizás como en el caso de Splyce llegue demasiado tarde. Eso sí: como sus rivales cedan batallas grupales en medio demasiado tempranas, son los mejores en ello.

Por último, algo ha de cambiar con Fabian “Exileh” Schubert. El alemán está mal, muy mal. De nada sirve que Hylissang genere una ventaja en medio si su compañero no la puede aprovechar. En sus inicios, Exileh jugó mucho mejor en relación al resto de competidores y no cabe duda de que posibilidades hay. Su equipo lo necesita.

La información proveniente de los jugadores ha sido extraída de las entrevistas para Slingshot por Kelsey Moser.

El encabezado ha sido realizado por Alex “Aerelia” Lemos.