Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
LCS

Presente, pasado y futuro

Con todo aclarado, los equipos del grupo A enfocan los playoffs con tendencias muy diferentes

Todo está decidido ya en el grupo A. No obstante en la última semana, concretamente este mismo sábado, todavía se espera un duelo de altas alturas. La final anticipada: Fnatic contra G2 Esports. No se juegan nada más allá del honor después de una temporada con muchos altibajos y que el Rift Rivals ha empañado para ambos conjuntos.

En el fondo, en una esquina, mira Misfits con recelo. Un equipo que siempre ha podido ir a más pero que por su estilo unidimensional y por no aparecer en los momentos importantes se tiene que resignar a un tercer puesto. Para las altas esferas, es probablemente el peor de los seis equipos clasificados a playoffs. ¿Por qué? Pronto se dará cuenta.

Sentados en el trono: Fnatic

1

El rey está de vuelta y ha venido a reclamar lo que es suyo

Esta temporada ha sido la del cambio en Europa, para bien y para mal. Por primera vez en cuatro ediciones desde que G2 Esports llegase a la League Championship Series, otro equipo es el líder y favorito para llevarse el título europeo. Y no podía ser otro que Fnatic, la organización más exitosa del viejo continente y con una plantilla que asusta.

Fnatic empezó la temporada con las intenciones claras: Kennen en Martin “Rekkles” Larsson, Mads “Broxah” Brock-Pedersen en Elise o Kha’Zix y una forma de jugar muy ofensiva en batallas grupales. Todo parecía ir genial tras la desgracia de su rival y la adaptación de Dylan Falco como nuevo entrenador en una plantilla con dos jóvenes promesas fue más que decente.

Pero llegó el Rift Rivals y los equipos norteamericanos pintaron la cara totalmente de este renovado Fnatic. Hubo un momento cumbre en el que el quinteto decidió que Rekkles debía adaptarse más al metajuego y dejar sus campeones nicho, así como tenían que aprovechar más la presión de la calle inferior: Jesse “Jesiz” Le priorizó la innovación con un prematuro Incensario Ardiente y apoyó más en tareas estratégicas al cuerpo técnico.

Broxah se adaptó a los tanques más rápido de lo que se esperaba y aquellos defectos claros que Team SoloMid o Phoenix1 penalizaron se han ido puliendo poco a poco. Rekkles tuvo un momento de parón en Suecia para recuperarse que le vino genial y ahora mismo está a un nivel altísimo.

Pero con todo, la estrella de este equipo es un rejuvenecido Paul “Soaz” Boyer. Quién le iba a decir al francés que uno de sus mejores momentos en su carrera deportiva llegaría casi siete años después de su debut, que se dice pronto. El veterano de guerra no es solo líder, sino una personalidad envidiable que ha sabido superar las críticas con el tiempo. Rasmus “Caps” Winther, quien ha mejorado mucho en su estabilidad sobre la Grieta del Invocador, y el ya mencionado Broxah aprenden constantemente de él.

Retomar el liderazgo: G2 Esports

2

En los malos momentos, los agentes secundarios cobran más importancia

Esta ha sido, sorprendentemente, la peor temporada de G2 Esports en la máxima competición continental. El titán europeo encontró a su vuelta del Mid-Season Invitational su talón de aquiles: el cansancio. El equipo empezó con sustitutos la temporada que le otorgaron unas victorias inolvidables que darían paso a tres derrotas en cuatro partidos contra el propio Fnatic, Misfits e Unicorns of Love.

Aunque la imagen mostrada en Rift Rivals fue muy pobre, los samuráis se levantaron. La fase regular es algo que se puede sacrificar, pero el orgullo de la región ha de ser mantenido: al fin y al cabo, G2 Esports ha sido una decepción constante en torneos internacionales con excepción de los últimos disputados. La llegada de Fnatic ha puesto un reto sobre un equipo que se estaba acomodando.

Aún a día de hoy se trata de un equipo que depende mucho de ganar la fase de calles para poner visión en la jungla enemiga y así conseguir control sobre el tempo de la partida. Jesper “Zven” Svenningsen está de enhorabuena con la vuelta de Kalista, uno de sus campeones insignia con el que ya maravilló a todo el mundo en 2015 desde las filas de Origen. Alfonso “Mithy” Aguirre está sufriendo un pequeño revés, pues su maravillado Tahm Kench está saliendo poco a poco del metajuego en favor de otros como Alistar o Janna.

Pero la ventaja que conlleva jugar de esta manera es que no dependen de ganar batallas grupales como otras escuadras de la región. Luka “Perkz” Perković comenta que no se trata de ganar en base a asesinatos sino amenazar con una posible rotación. Es decir, mantener atento al equipo rival constantemente bajo la presión de una posible emboscada sin sacrificar ventaja en línea.

Por último, el salvador de esta temporada ha sido en parte Ki “Expect” Dae-han para los samuráis. Infravalorado, el coreano ha brillado mucho con Gnar y Renekton a pesar de ser el foco de emboscadas rivales. Gracias a esta presión, G2 Esports puede enfocar las partidas como quiere y contra Fnatic será una pieza clave si quieren llevarse la victoria. Ya no solo esta semana, sino también en una hipotética final.

Anclados en un mismo estilo: Misfits

3

Misfits depende demasiado de la sinergia entre Maxlore y Alphari

Misfits ya no es el recién ascendido que quiere sorprender a todo el mundo, pero se comporta como tal. Pasan los parches y los metajuegos fluctúan pero ellos siguen jugando a lo mismo: presión rápida en los primeros compases de la partida con una fuerte iniciación. Ellos mismos son conscientes de este defecto, pero desde el principio de la temporada hasta ahora no han hecho nada por cambiarlo.

Barney “Alphari” Morris y Nubar “Maxlore” Sarafian tienen una sinergia endémica desde que compitieron juntos en la escena británica. Maxlore suele organizar bien las emboscadas para que Alphari se sienta cómodo mientras que Tristan “PowerOfEvil” Schrage no duda en sacrificar alguna oleada de súbditos en la calle central para mandar hasta tres miembros a la calle superior.

Sin embargo, esto los hace predecibles. En más de una ocasión destinan demasiados recursos a esta calle y cuando quieren llevar esa ventaja a otras instancias de la partida el resto de miembros están demasiado por detrás. Por la agresividad de Steven “Hans Sama” Liv, que ha transicionado de Xayah a Kalista, y de Lee “IgNar” Dong-geun, que ha saltado de Rakan a Blitzcrank y Alistar, la calle inferior sufre frente a rivales de alto nivel.

Uno de las tácticas inteligentes que Misfits ha mostrado es realizar cambio de líneas cuando seleccionan a Tristana para controlar el Heraldo y así acelerar el ritmo de la partida. Ese estilo de juego es el que prefieren, pero si el rival contrarresta adecuadamente con el dragón y la torre inferior, no son capaces de dominar: la partida se alarga y ahí es donde son más débiles.

Misfits solo ha ganado dos de las últimas siete series que ha disputado y contra Ninjas in Pyjamas y Mysterious Monkeys además, los dos peores conjuntos de la competición. El único equipo de tabla alta al que han ganado fue G2 Esports en la primera vuelta. En playoffs no se esperaba absolutamente nada de ellos y es muy probable que caigan pronto por falta de experiencia. Pero quién sabe, quizás sea su momento.

La información proveniente de los jugadores ha sido extraída de las entrevistas para Slingshot por Kelsey Moser.

El encabezado ha sido realizado por Alex “Aerelia” Lemos.