Jump to Main ContentJump to Primary Navigation
MSI

En busca del milagro: SK Telecom T1 contra G2 Esports

Brasil vivirá una final sin precedentes entre Corea y Europa en un torneo internacional

Recuerdo hace casi dos años a un jovencísimo Jesper “Zven” Svenningsen en una situación similar a la actual. Por aquel entonces, aunque parezca muy lejano, Fnatic era el equipo imbatido. Con un registro histórico de 18 victorias consecutivas en la fase regular y tras destrozar a Unicorns of Love, algo que G2 Esports ha conseguido emular a su manera, Fnatic estaba escribiendo con Heo “Huni” Seung-hoon una parte de la historia de la escena europea.

Jesper no es el mismo, mucho ha cambiado desde aquellas. Aquel Fnatic fue el último equipo europeo en plantar cara a SK Telecom T1, en el Mid-Season Invitational de 2015 donde consiguieron arrancar dos mapas al todopoderoso gigante coreano. En aquella final de LCS EU disputada en Estocolmo, también se vaticinaba un 3 a 0 que marcaría un escenario idílico para la organización inglesa, pero la Tristana del actual tirador de G2 Esports tenía una última palabra que contar y el enfrentamiento acabó en 3 a 2.

Orden y progreso. Más allá de la redención y del aplastante abuso coreano, League of Legends es un juego inverosímil y se ha demostrado en múltiples ocasiones. Confiar en lo inesperado, aunque parezca mentira, puede dar muchas alegrías. Por otro lado, sin confianza ni esperanza la final debería ser un mero trámite.

Dueños y señores del cosmos

1

A estas alturas, ¿qué generación de jugadores de SK Telecom T1 no ha marcado una época?

Después de un torneo tan largo, poco más se puede esperar de ambos equipos. SK Telecom T1 no ha tenido que forzar la marcha en ninguno de los enfrentamientos a lo largo del campeonato. Sus únicas derrotas han venido tras la clasificación directa como primeros de grupo más allá de las circunstancias.

En playoffs contra Flash Wolves, SK Telecom T1 jugó el estilo de los taiwaneses en la última partida y aún así fue capaz de dejar en evidencia todos los errores conceptuales de sus rivales. La capacidad para controlar escaramuzas en zonas pequeñas de la Grieta del Invocador hizo que, por muchos escudos que tuvieran sus rivales, estos fueran inútiles ante la aportación de daño en los momentos adecuados de uno y cada uno de los miembros de la organización coreana.

También, para más inri, no se puede olvidar la jugada en la calle inferior en la que Bae “Bang” Jun-sik consiguió sobrevivir gracias al apoyo de Lee “Wolf” Jae-Wan in extremis. A veces como espectador uno se pregunta si realmente situaciones tan comprometidas como la mencionada están planificadas en las mentes de los jugadores. En el caso de SK Telecom T1, no cabe duda de que así es.

Image 2

Si ya son los mejores del mundo, lo peor que se puede hacer es infravalorar a alguno de sus miembros

El apoyo ha comentado recientemente que si alguien considera que no es el mejor jugador del mundo en su posición es que no tiene ni idea de League of Legends. Por mucho que pasen los años, en Occidente se sigue cometiendo dicho error porque sus actuaciones domésticas no son tan espectaculares como las de sus compañeros, pero es muy probable que a lo largo de este torneo haya sido de los jugadores más determinantes en las sombras y se haya vuelto a cometer el mismo error.

No es una cuestión reciente. Contra G2 Esports, Lee “Faker” Sang-hyeon vivirá su octava final de una competición internacional, en la que únicamente se observa una derrota contra Edward Gaming en el MSI de 2015. Su demostración antes de ayer a nivel uno con Cassiopeia contra LeBlanc deja claro que está mejor que nunca y eso es mucho decir en una carrera como la del dios entre los mortales.

La mejor actuación hasta la fecha de G2 Esports

Ocelote puede estar contento con su equipo. No por la fase de grupos, en la que el formato al mejor de uno demostró ser uno de los hándicaps más inesperados de la organización europea. Pero sí por saber aparecer en el momento importante, cuando muchos lo daban por muerto, contra un Team WE que no tuvo su mejor día.

Image 3

G2 Esports ha conseguido lo que muchos no esperaban. Ahora toca hacer lo imposible

Razón no les faltaba a aquellos aficionados que tenían dudas sobre G2 Esports. Y no exclusivamente por las múltiples decepciones en los últimos años. En playoffs, G2 Esports supo centrarse en el presente y olvidarse de su propio pasado y futuro para sacar su mejor versión. Kim “Trick” Gang-yun volvió a ser aquel jungla controlador tan conocido en Europa. Dejó de lado Nunu para sacar un Olaf mucho más exitoso.

Tiempo al tiempo, el gran artífice de esta redención ha sido Luka “Perkz” Perković. Sin duda, el croata ha dado un paso adelante en su carrera con actuaciones muy dominantes en la calle central contra medios difíciles a lo largo del torneo. Si el resto del equipo fallaba, siempre estaba él para aportar una mínima desventaja con una jugada individual que los mantuviese en la partida.

En cambio, lo que queda es otro cantar. G2 Esports tendrá que vencer a un jefe final que ni en Dark Souls se encontraría. En las cuatro ocasiones que se han encontrado los dos equipos, todas han sido favorables al lado coreano. Como en 2015 contra Fnatic, ya va siendo hora de que al menos se dignifique el buen hacer doméstico de una organización que ha sufrido mucho para llegar hasta aquí. Pero, por desgracia, los coreanos no entienden de sufrimiento.

El duelo: Bang contra Zven

Image 4

Años han pasado y Zven ya no es ese jugador imberbe que recorría la escena europea ante la mirada atónita de sus rivales. Después de perder contra Fnatic, Origen realizó una carrera final impresionante en el Campeonato Mundial 2015 con la idea de proteger al tirador danés de forma constante. G2 Esports volvió a esa idea en cierta medida en un torneo internacional en fase de grupos. En playoffs se percató a tiempo de que Zven ha cambiado y no necesita tantos recursos para brillar.

Mas en la semifinal contra SK Telecom T1 en la que cayeron derrotados, Zven firmó una buena partida inicial en la fase de líneas. Los coreanos eran, y siguen siendo, sencillamente muy superiores. No obstante, no cabe duda de que hay ánimos de revancha en cierta medida. Aunque hayan cambiado piezas en Europa y Corea, la espina sigue estando clavada.

En el caso de SK Telecom T1, si de un jugador se puede confiar es de Kang “Bang” Sun-gu. Desde que llegó del segundo equipo en la transición del éxodo coreano, muchas veces se ha dudado sobre su nivel en comparación con otros tiradores por ser menos espectacular. En este Mid-Season Invitational, los debutantes en la organización de la calle superior y jungla se han llevado los focos. Sin embargo, Bang sigue siendo una pieza clave.

Raras veces se puede disfrutar de un choque de estilos tan marcado en un torneo. Bang no ha sido protegido en absoluto por su equipo y ha dependido sobre todo de su autosuficiencia con Twitch. Su envidiable posicionamiento ha ganado muchas batallas grupales. O escaramuzas, como la ya mencionada en la calle inferior contra Flash Wolves que sacó de sus casillas a sus contrincantes cuando parecía muerto.

Indirectamente, Zven ha cambiado el foco totalmente. Lo siguen protegiendo, aunque ahora el campeón estrella es Caitlyn. Cuando juega más desde atrás a intentar aportar daño a distancia selecciona a Varus, lo cual podría ser una buena apuesta contra SK Telecom T1 si quieren tener más de una amenaza. Una idea totalmente diferente a la fase regular: G2 Esports, por primera vez, ha aprendido a adaptarse en un torneo internacional.

El último paso

Image 5

El público brasileño ha sido uno de los mejores de los últimos años y se merece una final en condiciones

Cada competición internacional que pasa, la sensación es la misma. Una oportunidad de vencer a los titanes coreanos pasa de largo y además con una solvencia que asusta al resto de las regiones. En 2015, cuando se planteaba un momento cercano por el auge de China y Europa, el gigante asiático falló y los europeos no consiguieron colgarse la medalla.

Aunque siempre se puede hacer mejor que Norteamérica, lo cual no debería ser un consuelo. G2 Esports tiene una ocasión de oro para poner fin a dos estigmas de una vez por todas: uno, que ya no son un equipo vergonzoso fuera del viejo continente; dos, que los coreanos no son robots. Para muchos, lo primero ya se ha cumplido. Lo realmente importante en cambio es trabajar de cara a lo segundo.

El encabezado ha sido realizado por Alex “Aerelia” Lemos.